La Vecindad

  • URL copiada al portapapeles

La Vecindad


28 Jul 2020

Vecinas, vecinos, faltan un mes para el inicio formal del proceso electoral federal 2020-2021 y tres meses para el local, pero los protagonistas ya andan con todo.

 

Imagínense que la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, recurrió al Tribunal Electoral del Estado de Puebla para buscar justicia, después de que el Instituto Electoral del Estado negó otorgarle la razón, cuando acusó al gobernador Miguel Barbosa Huerta, por violencia política de género. El caso que retumbó en el estado por lo que implica en términos legales y por supuesto político-partidistas.

Particularmente la impugnación es en contra del consejero presidente y secretario de la Comisión de Quejas y Denuncias del organismo electoral, porque argumenta, no valoraron su expediente a profundidad.

Ahora el caso estará en manos del mismísimo presidente del TEEP, Jesús Saravia Rivera, a quien identifican como meticuloso al momento de revisar las causales que se esgrimen en los asuntos que le asignan.

Viene otra pelea de vencidas así que prepárense.

 

***

Ya pasaron muchos años, muchísimos años, pero dicen que una relación difícil entre un gobernador y un líder empresarial no se veía desde los años de Manuel Bartlett Díaz, con los dirigentes Jorge Espina Reyes y José Manuel Rodoreda Artasánchez, que se confrontaron políticamente.

En aquel entonces existió rompimiento, y más que en otros momentos, quedó en evidencia la cercanía entre el panismo y los organismos empresariales, encabezados por el Consejo Coordinador Empresarial y el Club de Empresarios de Puebla, ahora más identificado como Coparmex-Puebla.

Hoy la entidad ve diferencias de fondo entre el actual mandatario, Miguel Barbosa Huerta, y los líderes Ignacio Alarcón y Fernando Treviño -que representan a los organismos empresariales-. No hay diálogo, es cierto; la relación está fracturada, sí, pero hay posibilidad de que la rescaten. 

 

***

El ex gobernador Melquiades Morales Flores es un todoterreno.

No, es un viejo lobo de mar que sabe de todas, todas, en la vida política de Puebla; no por nada se desempeñó como diputado local, federal, senador y gobernador, y además, trabajó para que otros ocuparan puestos como los suyos.

Por eso no es gratuito que Néstor Camarillo Medina lo busque, porque sabe con claridad que aún conserva estructura, liderazgo y simpatía entre priistas.

Y claro que el dirigente tricolor quiere aprovechar eso. El problema del priismo poblano es que si bien la de Morales Flores es una voz autorizada, al momento de la disputa de los espacios de poder, hay quien ya no quiere escucharla.

Veamos cuánto provecho obtienen de estos encuentros.

 

***

Otra polémica sobre el presidente municipal suplente de Tehuacán, Artemio Caballero López. Que sí está enfermo de Covid; otros dicen que no. El problema es que tanta incertidumbre puso de nervios la sesión de Cabildo de ayer.

 

Vecinas, vecinos, nos leemos mañana.

  • URL copiada al portapapeles