No hay, no hay

  • URL copiada al portapapeles

Mientras la mayor parte de los países del mundo, que han sido golpeados fuertemente por la pandemia del coronavirus, tienen un diagnóstico específico sobre los impactos que ha tenido y pueden tener en materia de salud y economía, en México no hay un diagnóstico conocido, no hay una credibilidad de la población sobre los datos que diariamente se presentan en una conferencia cada vez más desangelada, y por supuesto, no hay voluntad del Presidente de la República para proteger la conservación del empleo mediante apoyos especiales a las pequeñas y medianas empresas.

Pareciera ser que vivimos en el México de aquel famoso personaje de Héctor Suárez de los ochentas, que cuando se le preguntaba algo, simplemente respondía: “No hay, no hay”.

En México no hay inversión, y eso provoca que se inhiba el crecimiento económico, que en promedio, en el año 2019 fue negativo, y lo convierte en el peor crecimiento económico en comparación con las dos administraciones anteriores. La estrategia de reactivación económica del gobierno se concentra en el gasto de los ahorros logrados por el país durante varios años.

En México no hay un programa de incentivos para la conservación y promoción del empleo, pero si hay un anuncio del Presidente de que en nueve meses se crearán dos millones de nuevos empleos. Sin embargo, de acuerdo con los datos proporcionados por el IMSS, en el primer trimestre de este año, se registraron un total de 61,500 trabajadores, de los cuales, 33,800 son permanentes (55%) y 27,700 son eventuales (45%), ésta cifra de generación de empleos formales, es la más baja que se ha generado en una década.

Si el gobierno no asume su responsabilidad de implementar medidas urgentes para la reactivación del empleo, la crisis económica que viene cobrará cientos de miles de empleos, provocando el empobrecimiento de millones de mexicanos.

En México no había la posibilidad de realizar “pruebas rápidas” porque la institución encargada de otorgar esos permisos, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) no lo permitía, a tal grado que se conocieron varios casos de que las pruebas estaban detenidas en la aduana. Pero ahora, parece que si hay la posibilidad de importarlas, por la presión que ejercieron uno o varios gobernadores, porque resulta que dichas pruebas sí están acreditadas por la (FDA) Food Drug Administration, de los Estados Unidos.

En México no hay los insumos necesarios en los hospitales para enfrentar una crisis como la que se está viviendo (batas, cubre bocas, respiradores), pero si hay una adjudicación directa por parte del IMSS a una empresa intermediaria mexicana por la compra de 2,500 ventiladores para pacientes graves del Covid-19.

Esta compra, a primera vista, no debería tener problemas debido a la contingencia sanitaria y a la necesidad de esos respiradores, sin embargo, el problema estriba en que la adjudicación directa se otorgó por 80 millones de dólares, cuando es públicamente conocido que una empresa china cotizó los 2,500 aparatos de ventilación en 32 millones de dólares, es decir, que el IMSS pagó 48 millones de dólares más, algo así como mil cien millones de pesos mexicanos.

En México no hay memoria histórica, y lo que se criticó ayer, se puede hacer hoy sin ningún recato. Ahí están circulando en redes sociales dos joyas de videos que lo demuestran.

El primero, donde Andrés Manuel López Obrador al cuestionar al Presidente Calderón por su manejo frente a la crisis del H1N1, criticaba la falta de una estrategia y el que “los recursos no se destinaran a rescatar a los pequeños y medianos empresarios y comerciantes, así como a los hoteleros y restauranteros que están quebrando”.

Qué lástima que se la haya olvidado al ahora Presidente.

El segundo video, contiene las intervenciones en tribuna de Rocío Nahle cuando fue Diputada Federal durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, en ese entonces, criticaba fuertemente la intromisión del Presidente de los Estados Unidos en asuntos de competencia nacional como la reforma energética.

Qué rápido se le olvidó que exigía saber a qué acuerdos había llegado México con Donald Trump. Ojalá que ahora que fue ella la que llegó a un acuerdo con Trump, nos diga cuáles son sus alcances o lo que en el futuro tendrá que entregar nuestro país.

En fin, lo que nos ha mostrado la aparición de la pandemia del Coronavirus, es que viene acompañada de una severa crisis económica, que puede traer posteriormente una crisis en materia de seguridad pública.

Apoyar a los más pobres es necesario, pero no está peleado con apoyar a las pequeñas y medianas empresas para mantener el empleo y apoyar al sector productivo del país, de lo contrario, el país entrará en un tremendo riesgo.

Qué bueno que varios gobernadores de diferentes partidos políticos están buscando la manera de que México busque las fórmulas del Si hay.

*Es Politólogo y Maestro en Negociación por la Universidad Carlos III de Madrid, España.


Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla.



Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

  • URL copiada al portapapeles