PRI en Puebla, 10 años sin el poder…

A 10 años que concluyera el mandato de Mario Marín, el tricolor no da luces de que recupere espacios políticos.

  • URL copiada al portapapeles

Ya pasó una década desde que el PRI de Mario Marín Torres caminaba rumbo a la derrota en la elección por la gubernatura y posterior pérdida del poder político en Puebla, del que hasta ahora ese partido no se puede reponer.

Sin embargo, aunque algunos cayeron en desgracia política, como el propio jefe del clan, prófugo desde 2019, otros se mantienen en la cumbre con siglas partidistas diferentes, y unos más mantienen bajo perfil.

En marzo del 2010 se realizaron los primeros cónclaves que llevaron a la designación de Javier López Zavala como candidato al gobierno del Estado, pese a las manifestaciones de inconformidad de Enrique Doger Guerrero, decisión que meses después significó la debacle del tricolor.

También lee: ¡Preparan armas!, buscan dirigencia del PRD

En cascada perdieron la gubernatura y el control del Congreso local, pero fue hasta el 2013 cuando se agudizó la crisis priista en términos de resultados electorales, porque en ese momento se convirtieron en minoría, además de perder posiciones municipales.

En la ciudad de Puebla, el candidato a la alcaldía Enrique Agüera Ibáñez no logró revertir el poder morenovallista, al enfrentar a Antonio Gali Fayad, alargando la racha de derrotas del Revolucionario Institucional.

Para 2016 la situación no resultó diferente. Blanca Alcalá Ruiz se presentó a las urnas frente a Gali, y una vez más el priismo cayó.

En un escenario diferente, en 2018, por primera vez en la historia política reciente del estado, el tricolor pasó a convertirse en la tercera fuerza, por debajo del PAN y de Morena —en cuanto a la competición por la gubernatura—.

Si bien el priismo se quedó con más del 35 por ciento de los municipios poblanos, se trata de demarcaciones con baja densidad poblacional y reducida influencia política.

Algunos de los causantes de la primera caída del PRI, los del 2010, se encuentran lejos de compartir en lo personal la historia de su partido, como pasa con Alejandro Armenta, entonces dirigente estatal y hoy senador de Morena.

Otros que permanecen en el PRI siguen en búsqueda de recuperar espacios de poder, como Blanca Alcalá Ruiz y Enrique Doger.



(function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(d.getElementById(id))return;js=d.createElement(s);js.id=id;js.src='https://embed.ex.co/sdk.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}(document,'script','playbuzz-sdk'));

  • URL copiada al portapapeles