20 julio 2019
El Popular

Invitado

Avances y obstáculos en los 17 objetivos para el desarrollo sostenible 2030

Por Invitado . / julio . 11, 2019.

POR JORGE FUENTELSAZ*

La ONU ha mostrado este martes un informe sobre los avances y los retos en los 17 objetivos que se marcó en 2015 para lograr un desarrollo sostenible en 2030, y ha advertido que se necesitan más esfuerzos si el mundo quiere alcanzarlos, sobre todo en la lucha contra el cambio climático y la desigualdad.

Éstos son los principales datos que destaca el informe, presentado hoy por el secretario general adjunto de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, Liu Zhenmin:

1. El fin de la pobreza: la ONU destaca que la reducción de la pobreza extrema continúa, pero que lo hace cada vez más despacio.

En 2030, el 6 por ciento de la población mundial seguirá siendo pobre; es decir, ganando menos de 1.90 dólares al día, frente al 8.6 por ciento actual.

Además, advierte que de las 736 millones de personas que vivían en pobreza extrema en 2015, 413 están en el África Subsahariana.

2. Hambre cero: la cantidad de personas que padecen hambre continúa en aumento desde 2014; y en 2017, 821 millones de personas sufrían nutrición insuficiente (frente a los 784 millones de 2015).

En el África Subsahariana y en el sur de Asia viven dos tercios de estas personas. La ONU apunta a los conflictos, las perturbaciones climáticas y la recesión económica como los responsables de este padecimiento.

3. Salud y bienestar: Naciones Unidas destaca los “grandes progresos” en la mejora de la salud de millones de personas. Destaca la disminución de las tasas de mortalidad materna e infantil, el aumento de la esperanza de vida y la lucha contra determinadas enfermedades infecciosas como la tuberculosis, que se redujo en un 21 por ciento entre 2000 y 2017, año en el que 10 millones de personas desarrollaron esta enfermedad.

4. Educación de calidad: la ONU advierte que la educación, motor de movilidad socioeconómica, tiene un largo camino por recorrer.

Así, calcula que en 2015, 617 millones de niños y adolescentes (más de 55 por ciento del total mundial) no alcanzaban el nivel mínimo de competencia en lectura y matemáticas.

Uno de cada 5 niños entre 6 y 17 años no está escolarizado; y 750 millones de adultos siguen siendo analfabetos, de los que dos tercios son mujeres.

5. Igualdad de género: el mundo es hoy un lugar mejor para las mujeres, con menos niñas forzadas a casarse a temprana edad y con más mujeres diputadas o en cargos de liderazgo. En la actualidad el 24 por ciento de los legisladores son mujeres, frente al 19 por ciento en 2010.

Sin embargo, las mujeres representan 39 por ciento de la fuerza laboral, pero sólo 27 por ciento de los cargos directivos.

Además, advierte que un 18 por ciento de mujeres y niñas entre 15 y 49 años que han tenido una relación en pareja, sufrieron violencia física o sexual.

6. Agua limpia y saneamiento: la ONU apunta que la mitad de la población del planeta sufre escasez de agua al menos un mes al año, y que 785 millones de personas no tienen acceso a servicios básicos de agua potable.

Para 2030, 700 millones de personas podrían verse forzadas a abandonar sus hogares por falta de agua.

7. Energía asequible y no contaminante: el mundo está avanzando hacia este objetivo “con señales alentadoras de que la energía se está volviendo más sostenible y ampliamente accesible”.

El 90 por ciento de la población tiene acceso a la electricidad, y el 17.5 por ciento de la energía consumida proviene de fuentes renovables. Sin embargo, tres mil millones de personas siguen dependiendo de sistemas para cocinar ineficaces y altamente contaminantes.

8. Trabajo decente y crecimiento económico: a nivel mundial, apunta el documento, el PIB real per cápita y la productividad laboral han aumentado, y el desempleo ha vuelto a caer a los niveles anteriores a la crisis económica.

No obstante, el aumento del PIB entre 2010 y 2017 (un 4.8 por ciento anual ) está por debajo del objetivo marcado por la ONU (de un 7 por ciento).

9. Industria, innovación e infraestructura: el texto señala que la industrialización en los países menos adelantados sigue siendo demasiado lenta para alcanzar la meta fijada para 2030.

También que la inversión en desarrollo e investigación ha crecido de los 739 mil millones de dólares en el año 2000, a los 2 billones en 2016, pero incide en que hay una gran disparidad entre países.

La ONU destaca que el 90 por ciento de la población tiene acceso a señal 3G de telefonía móvil, pero el costo sigue siendo demasiado elevado para muchos.

10. Reducción de las desigualdades: la desigualdad sigue siendo “una fuente de preocupación” para la ONU, que indica que ésta continúa aumentando, a pesar de que el 40 por ciento de las personas más pobres de la mayoría de países ha logrado un incremento en sus ingresos.

En muchos Estados, 40 por ciento de la población recibe menos de 25 por ciento de los ingresos totales del país.

11. Ciudades y comunidades sostenibles: en un mundo cada vez más urbano, la ONU prevé que en 2030 el 60 por ciento de la población viva en ciudades, y advierte que en 2018 el 25 por ciento de los residentes en urbes vivía en barrios marginales, así como que 2 000 millones de personas no tienen acceso a servicios de recolección de basura.

12. Producción y consumos responsables: para el organismo internacional, la degradación ambiental emparejada al progreso económico y social está poniendo en peligro incluso la misma supervivencia del ser humano.

Aunque destaca positivamente que casi 100 países han adoptado políticas y medidas para promover un consumo y una producción sostenible, hace hincapié en que cada vez se hace un mayor uso de recursos naturales y advierte de que es un “imperativo” reducir lo que se conoce como “huella material” (la cantidad de materia prima extraída para satisfacer la demanda de consumo final).

13. Acción por el clima: el informe insiste en que la temperatura global en 2018 se situó casi en un grado centígrado por encima de la temperatura de la era preindustrial, como consecuencia del cambio climático que “está ocurriendo a un ritmo mucho más acelerado de lo previsto”.

La ONU alaba el acuerdo sobre el clima alcanzado en París en 2016, pero subraya que “serán necesarios cambios sin precedentes” para evitar los peores efectos del cambio climático, sobre todo si no se evita que la temperatura global siga aumentando.

Entre los distintos aspectos, el informe señala que las concentraciones de CO2, que alcanzaron los 405.5 partes por millón en 2017, deben reducirse en un 45 por ciento para 2030.

14. Vida submarina: Naciones Unidas alaba que 17 por ciento de las aguas bajo jurisdicción nacional están declaradas áreas protegidas, más del doble que en 2010; y que entre 2012 y 2018, 104 de 220 regiones costeras mejoraron la calidad de sus aguas.

Sin embargo, recuerda que la acidez de los océanos, que genera aproximadamente la mitad del oxígeno que respiramos, es un 26 por ciento superior a la era preindustrial, lo que afecta a la absorción del CO2.

 

15. Vida de ecosistemas terrestres: aunque el dossier subraya que la pérdida de los bosques es menos acentuada, afirma que éstos siguen decreciendo a un “ritmo alarmante” y advierte que un millón de especies de plantas y animales están en peligro de extinción.

El documento también recoge que 20 por ciento de la superficie terrestre ha sido degradado entre el años 2000 y 2015, a pesar de que “muchos países están tomando medidas para conservar, restaurar y hacer un uso sostenible de los recursos naturales.

16. Paz, justicia e instituciones sólidas: “aún estamos muy lejos de lograr el objetivo de sociedades pacíficas, justas e inclusivas”, recoge el informe, antes de señalar que 80 por ciento de las víctimas de homicidio son hombres y el 64 por ciento de las víctimas de violencia dentro del núcleo familiar es sufrido por mujeres, que también constituyen el 70 por ciento del tráfico de personas.

17. Alianzas para lograr los objetivos: en este último apartado, el estudio de la ONU acentúa que el apoyo para aplicar los objetivos del milenio “está tomando impulso”, pero puntualiza que “quedan muchos desafíos por delante” y que la ayuda al desarrollo ha disminuido.

La ayuda oficial para el desarrollo en 2018 se situó en 149 mil millones de dólares, un 2.7 por ciento menos que el año anterior; y la destinada a África, el continente más castigado, se redujo 4 por ciento.

 

* Analista internacional

Te puede interesar