18 julio 2019
El Popular

De frente y de perfil

Insurrección policiaca

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / julio . 04, 2019.

Apenas se dio el banderazo de salida a la Guardia Nacional y surgieron los primeros diferendos sobre el actuar de este nuevo cuerpo de seguridad, de parte de policías federales adscritos a este grupo de élite.

Desde antes de la conformación de la Guardia Nacional se había detectado que elementos de la desparecida Policía Federal no estaban conformes con depender de mandos militares, por lo que se negaban a integrarse.

Sin embargo, poco a poco fueron cediendo, aunque ahora la molestia surge por no tener claro los procedimientos a seguir, así como sus remuneraciones.

Ya había existido discrepancia hace poco, cuando el nuevo comisionado de Migración, Francisco Garduño, acusó a la Policía Federal de gozar en el pasado de privilegios como son el hospedarse en hoteles de lujo y comer en bufetts.

Lo mínimo que les dijo fue el consabido estribillo de Fifís, aunque después se disculpó por el exabrupto.

Y es que los policías federales son parte de un pasado sumamente cuestionado, en que sus abusos fueron documentados en algunos casos, aunque no fueron en el terreno de una vida príncipes.

Por el contrario, muchos de ellos se encontraban hacinados en hoteles de mala muerte o casas en las que se les daba cobijo, sufriendo porque el pago del hospedaje y las comidas les era escatimado, al dejarlo en manos de los gobiernos estatales que solicitaban la ayuda de ese cuerpo de élite.

Sin embargo, a diferencia de las policías locales, los federales gozaban de algunas canonjías, como eran un mejor salario y remuneraciones, uniformes y haberes necesarios para su desempeño.

Ahora los policías federales muestran su molestia, ya que se intenta reducir su salario y al pasar a otro grupo no se les reconocerá antigüedad ni tendrán liquidación, por lo que se sienten violentados en sus derechos como trabajadores.

La rebelión de los federales se dio en diversos puntos, y aunque fue atendida y los altos mandos se comprometieron a resolver todos los puntos de conflicto, el hecho queda registrado.

Hasta ahora la Guardia Nacional se ha desplazado ya a algunas entidades del país y en la Ciudad de México ya se encuentra operando, por lo que habrá que esperar para ver si en los seis meses que se dieron de plazo puedan resolver los problemas de inseguridad y violencia que aquejan al país.

Al conocer la molestia de los federales, el presidente López Obrador consideró que este grupo se echó a perder durante el gobierno de Peña Nieto.

2. Aparentemente se resolvió sin mayores complicaciones el eventual secuestro de personas en Quintana Roo, de forma inmediata. Sin embargo, surgen dudas sobre la pronta resolución y las medallas que de inmediato trató de colgarse el jefe policíaco Alberto Capella, fuertemente cuestionado por su inoperancia. 25 personas fueron rescatadas con buen estado de salud, después de ser privadas de la libertad por varias horas.

3. Canal Once es otra de las entidades de gobierno en las que decenas de trabajadores se quejan por su despido y sin remuneraciones. Sin más, como ya sucedió en otras dependencias, los trabajadores fueron avisados de que ya no colaborarían ahí.

 

ramón zurita44@hotmail.com

Te puede interesar