18 junio 2019
El Popular

Etiqueta con destino

¿Ganó Trump o AMLO?

Por Luis Alberto GONZÁLEZ. / junio . 12, 2019.

Lo que siempre dijo que defendería y exigió en su momento a su antecesor, hoy Andrés Manuel López Obrador le ha quedado a deber a su país.

Esa tan anunciada “Marcha en defensa de la dignidad de México” quedó como una farsa, un engaño, y todos los nacionalistas que estaban dispuestos a inmolarse se quedaron sin argumentos.

López Obrador, al inicio de su mandato abrió paso a los migrantes por la frontera sur de nuestro país, donde anunció que serían bien recibidos y hasta les ofrecía trabajo.

Así desfilaron, una, dos, tres, cuatro y siguen las caravanas cruzando por nuestro territorio.

Los migrantes de muchas naciones (salvadoreños, hondureños, guatemaltecos, cubanos, africanos y muchos etcéteras) dicen que no les interesa quedarse a trabajar en México –por los salarios miserables que les ofrecen-- y por eso van por “el sueño americano” hacia los Estados Unidos.

Bueno, hasta los frijoles y las tortillas desprecian de México.

Las amenazas del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, de imponer aranceles a nuestra nación, es gran parte de su juego electoral para el próximo año; finalmente le rindió frutos.

Marcelo Ebrard y la delegación mexicana iban por una negociación económica, cuando la presión norteamericana era el incremento de indocumentados que cruzan México e intentan llegar a su país.

Iban prácticamente desarmados, por más cifras que presentaban.

Al final se entregaron y cayeron en el garlito “trumpiano”.

A partir de este acuerdo, la frontera sur mexicana se ha convertido en el primer muro de Trump y el cuidado del mismo muro humano, con 6 mil agentes de la Guardia Nacional, será pagado por México.

México pagará el muro, el primer muro de contención de Trump.

En la frontera norte las cosas no serán muy diferentes: los agentes aduanales gringos vigilarán su acceso y retendrán a los indocumentados, deportándolos hacia México.

Pero no conforme con eso, quienes soliciten asilo también serán regresados a nuestro país, hasta en tanto se resuelve su situación en Estados Unidos.

Mientras México debe tener albergues, alimento, trabajo, servicios de salud, servicios sanitarios y todo lo que requieran los migrantes, sin importar de qué país vienen.

Y los costos los paga el gobierno mexicano.

Es así que nuestro país, lo quieran o no los políticos, se ha convertido en “El Traspatio de los United States.

Pero ahí no quedan las bravatas del presidente más odiado de los Estados Unidos. Anuncia que hay más cosas en el acuerdo del pasado 7 de junio, y que intervendrá el Congreso mexicano para convertir a México en un “tercer país seguro”, situación que ya opera de facto.

Marcelo Ebrard Casaubón lo niega, pero ahí están los hechos.

Otro tema que se acordó fue el de que México aumente las compras de productos agrícolas de Estados Unidos.

Éste es un triunfo más para Trump, mas no para México y su gobierno.

Este triunfo será utilizado una y otra vez cuando inicie la campaña a la reelección, y Trump seguirá amenazando a los mexicanos a los que desprecia, manipula y seguirá ofendiendo, una y otra vez.

Bueno, para cerrar con broche de oro López Obrador reconoció que en 90 días Estados Unidos revisará si se ha frenado al flujo migratorio; y si no, continuará con sus amenazas de imponer aranceles.

¿Quién ganó?

Te puede interesar