16 junio 2019
El Popular

Bregando

Diputados dan atole con el dedo a los sonorenses

Por Jaime OAXACA. / junio . 11, 2019.

Al Congreso local del Estado de Sonora le encanta jugar al tarugo, prohíben las corridas de toros donde no las hay.

La legislatura tiene elementos que goza de extraordinario sueldo, viven muy bien a costillas de los sonorenses, los diputados corresponden engañándolos, dándole atole con el dedo.

Pongamos de ejemplo Alemania. Imagine el lector que hubiera un legislador en aquel país que promoviera la suspensión de las corridas de toros que no existen, suena ridículo. Aquel país tendría beneficios si ocuparan sus tiempos en asuntos relevantes que merezcan la atención de los legisladores.

Los ciudadanos alemanes se sentirían frustrados, engañados, humillados, por tener legisladores con aserrín en el cerebro, porque sus congresistas prohíben algo que sencillamente no tienen.

Eso mismo deben experimentar los pobladores de Sonora, además de sentirse frustrados porque que los legisladores que eligieron se burlaron de ellos ayudándolos a resolver un problema que no existía

“El diputado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Vernon Pérez Rubio Artee, presentó la iniciativa para la creación del nuevo marco legal, que fue respaldado en su totalidad por las bancadas del PRI, PAN, PRD, Nueva Alianza y del PVEM”, publicó sinembargo.mx, el pasado mes de mayo.

¿Qué le aporta al Estado de Sonora la resolución?

Absolutamente nada.

Además, taurinamente no ha habido matadores oriundos del estado norteño. En cuanto a las ganaderías de toros de lidia, allá estuvo La Misión de Quico Santana originalmente fundada en Baja California, luego la trasladó a Cananea, Sonora. En quien 2003 Sonora la vendió a Félix Cantú, que la llevó a Tamaulipas, ahora se llama Mar de Nubes.

Trincheras fue otra ganadería fundada en 1968 precisamente en Trincheras, Sonora, por Adrián Ortega Fernández, actualmente la tiene Fernando Topete, no sé si en Aguascalientes o Jalisco.

Nogales es una de las poblaciones donde se realizan, o realizaban festejos taurinos, quizá en algún otro, pero no eran comunes.

Por otro lado, el pasado 5 de junio se cumplieron 10 años del incendio de la guardería ABC ocurrido en la ciudad de Hermosillo, la capital sonorense, en el que fallecieron 49 niños. Actualmente se coloca la bandera a media asta, la tragedia es considerada luto nacional, aunque a tantos años de distancia de la desventura que conmocionó a todo el país, no haya responsables.

Pregúntese usted qué hubiera sido mejor para los habitantes de aquel Estado.

¿Haberles dado a los papás la noticia que el congreso hizo algo para castigar a los responsables del incendio o decirles que ya hicieron una ley para prohibir un espectáculo que no existe?

La vacilada del Congreso del Estado ubicado en el noroeste del país es una demostración que legislar para la prohibición de la fiesta sólo es una pose, no importan los animales como tal, se legisla en contra de la fiesta porque está de moda, porque lógicamente los medios de comunicación publican esas noticias y los del congreso los cacarean como si fueran logros.

A la mayoría de los diputados, no les interesa el maltrato animal, ni siquiera los ciudadanos, su único interés es mamar de la ubre presupuestal, escalar puestos, cambiarse de partido si es necesario, no importa si tienen que engañar como le hicieron en el norte del país.

Puede afirmarse con certeza que, en el noreste, los diputados dan atole con el dedo a los sonorenses.

Te puede interesar