16 junio 2019
El Popular

La corte de los milagros

Operadores priistas, la clave del triunfo electoral de Barbosa

Por Rodolfo RUIZ. / junio . 05, 2019.

Aunque ya se ha dicho, los números lo corroboran fehacientemente: Luis Miguel Barbosa Huerta ganó la gubernatura gracias al voto verde y a la operación de quienes no hace mucho militaban en el PRI, dirigían su comité estatal y sus sectores obrero, campesino y popular.

Los artífices de la victoria de Barbosa no fueron los cuadros y militantes de Morena, sino priistas o expriistas como Javier López Zavala, Ardelio Vargas Fosado, José Luis Márquez Martínez, Jorge Estefan Chidiac, Maritza Marín Marcelo y Leobardo Soto Martínez, entre otros.

Todos ellos y muchos más concentraron sus esfuerzos en los distritos y regiones rurales, que son los que más aportaron a la causa del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, y donde menos representantes generales y de casilla tuvieron los candidatos Enrique Cárdenas Sánchez y Alberto Jiménez Merino.

En el distrito de Ajalpan, la operación electoral de Barbosa estuvo a cargo del excandidato del PRI a la gubernatura en 2010, Javier López Zavala, con la ayuda de un primo del candidato Julio Miguel Huerta Gómez y de la que fuera secretaria general del CDE del tricolor en la gestión de Fernando Morales Martínez, Fedrha Isabel Suriano Corrales.

Ésta, la cuarta demarcación federal, fue la que más sufragios dio al candidato de la coalición formada por Morena, el PT y el PVEM. Según el PREP 60 mil 681.

La misma historia se repitió en el distrito de Huauchinango. Aquí fueron varios los operadores: el exdiputado federal del PRI Ardelio Vargas Fosado, padre de la presidenta municipal priísta Guadalupe Vargas Vargas; Bernardo Ortiz Vite, secretario de Vinculación del PRI; el presidente municipal de Huauchinango, Gustavo Vargas Cabrera; y su secretario general Rubén Omar Márquez Pérez, que antes de ser de Morena fueron del PRI.

El distrito de Huauchinango contribuyó con el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia con 58 mil 232 sufragios, 59 más que los que obtuvo en 2018.

Alejandro “Jano” Márquez Martínez, hermano del subsecretario de Gobernación, José Luis Márquez Martínez, y quien todavía hace unos meses encabezada el sector popular del PRI, la CNOP, fue el operador electoral de la región de Zacatlán, o el distrito 2 federal. Tuvo el apoyo de otro priista, el expresidente municipal de Chignahuapan Juan Enrique Rivera Reyes. Otro que también metió la mano en Zacatlán fue Francisco “Paco” Ayala, con la venia del exdirigente estatal priista Juan Carlos Lastiri Quirós.

Dicha demarcación fue la tercera en aportación de votos a Luis Miguel Barbosa, con 56 mil 510; es decir, el distrito de Zacatlán le dio 16 mil 396 sufragios más que hace un año.

Le siguen los distritos federales de la Mixteca, el 13 de Atlixco e Izúcar de Matamoros y el 14 de Acatlán de Osorio, cuya operación electoral recayó en el equipo del secretario de Finanzas del gobierno del estado y expresidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac.

Según el PREP del INE, uno abonó al triunfo de Miguel Barbosa con 54 mil 140 votos, y otro con 55 mil 939.

La estructura electoral de ambas demarcaciones estuvo a cargo de Juan Carlos Santiago Pimentel, y a ella se sumaron la exlideresa estatal de la CNC, Maritza Marín Marcelo; y el esposo de ésta Simón Teodoro Palma, así como Fabián Sánchez, Adán Nava Cruz, padre de la presidenta municipal de Acatlán, la priista María del Carmen Nava Martínez, el expresidente municipal de Chietla, Edgardo Ponce Cortés, y los hermanos Fernando y Azhael Ramírez, de Izúcar de Matamoros.

El diputado local de Nueva Alianza y exsecretario de Desarrollo Social en la gestión de Gali Fayad, Gerardo Islas Maldonado, también se sumó a la campaña del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia en Izúcar.

Para analizar el tamaño de la operación electoral en la Mixteca, vamos a tomar como referencia los distritos locales, y no los federales.

En el distrito local 22 que corresponde a Izúcar de Matamoros, la alianza que apoyó a Luis Miguel Barbosa obtuvo 43 mil 291 sufragios; es decir, el 68% del total de los votos emitidos.

Hace un año, en esta misma demarcación local Barbosa sólo consiguió 31 mil 243 votos, es decir, el 34 por ciento de la votación total emitida.

En el distrito local 23 con cabecera en Acatlán de Osorio, la votación nominal casi se mantuvo, a pesar del abstencionismo, pero la porcentual del abanderado de Morena pasó de 35 a 57 por ciento.

La votación que cayó abruptamente fue la del candidato de la coalición encabezada por el PAN. El año pasado Martha Erika Alonso computó en Izúcar 38 mil 391 votos, en 2019 Enrique Cárdenas sólo sacó 8 mil 64 sufragios.

En 2018, Martha Erika obtuvo 33 mil 820 votos en el distrito local de Acatlán, y Enrique Cárdenas sólo contabilizó 7 mil 721 en las elecciones extraordinarias del domingo.

Sólo en esos dos distritos locales, Barbosa obtuvo casi 74 mil sufragios. Hay que decir que la diferencia entre el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia y Enrique Cárdenas fue de 174 mil votos.

Como el lector podrá observar, los operadores priistas de Miguel Barbosa fueron muy efectivos en algunos municipios y distritos. Por un lado mantuvieron o aumentaron su votación, pese al abstencionismo del 67 por ciento, y por otro contuvieron o redujeron los votos del candidato común del PAN, PRD y MC.

¿De veras, como dijo el presidente López Obrador en su conferencia de ayer lunes, los fraudes electorales en Puebla se acabaron?

 

Conste que es pregunta.

Te puede interesar