15 junio 2019
El Popular

Tómelo con calma

Ante amenazas de Donald Trump, unidad nacional

Por Fernando MORA. / junio . 05, 2019.

Superada la contienda electoral del pasado domingo, en la que Morena ganó y Acción Nacional se ubica como la primera fuerza opositora, ante un Revolucionario Institucional que se desmorona, los dirigentes nacionales se pronunciaron por apoyar al cien por ciento al presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de la postura de retos y amenazas que ha asumido en los últimos días el presidente Donald Trump.

Ha quedado claro que las condicionantes de imponer aranceles a los productos mexicanos que pudieran llegar hasta a una tasa del 25 por ciento, no se trata de un tema de marketing electoral, sino de una decisión del mandatario para obligar a México a cambiar de fondo la política migratoria. Ante esta situación, al inicio de semana Marko Cortes, presidente del PAN; y Claudia Ruiz Massieu, presidenta del PRI, se pronunciaron por enfrentar unidos los ataques del mandatario norteamericano.

En Washington, el canciller Marcelo Ebrard ha señalado que con contratos y tasas arancelarias no se solucionará el problema migratorio, siendo un tema en el que los demócratas estadounidenses han entendido que tienen que participar en la solución con México, y los países centroamericanos; mientras los republicanos se muestran cerrados a involucrarse y prefieren dejar solo a nuestro país, demandando que sea México quien cierre la puerta y sirva de contención a su país.

Tómelo con interés. Este inicio de semana el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, señaló la ausencia del presidente de la República, al ser ésta la primera ocasión en 29 años en que se presenta un informe de la CNDH ante la Secretaría de Gobernación y sin la participación del primer mandatario.

Al inicio de la administración, Luis Raúl González Pérez rindió un informe ante López Obrador en los primeros días de su gobierno, en el que señaló un sinfín de agravios y violaciones a los derechos fundamentales cometidos por el gobierno de Enrique Peña Nieto. En aquella ocasión y a unos días de haber asumido la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador se mostró dispuesto a escuchar y corregir los señalamientos. Al paso de los meses, la situación en materia de Derechos Humanos poco ha cambiado en México.

Ante la Organización de las Naciones Unidas en Suiza, México y su gobierno fueron señalados hace algunas semanas como un país que no escucha las críticas, y menos le interesa cambiar su apreciación en materia de derechos fundamentales; quizás el cúmulo de pendientes y la dinámica, diría, hacen que no sea un tema prioritario, por lo que se percibe un desdén y poco valor por aplicar acciones que modifiquen o cambien la percepción de los observadores y organismos internacionales, sobre el interés de este gobierno en la materia.

Tómelo con atención. El inicio de semana la Ciudad de México y muchas capitales en los estados de la República se vieron secuestradas por prestadores de servicios de transportes (taxis), que decidieron manifestarse en contra de las plataformas que prestan los servicios particulares de transporte.

Al entender de los taxistas, ellos son los que dan la cara y pagan impuestos a las autoridades, mientras que los prestadores de servicios en las plataformas, parecieran estar en el anonimato y quedar bien con la población, pese a que las autoridades han emprendido acciones para que estos últimos prestadores de servicios ya paguen impuestos.

En fin, que como ha sucedido en otros países europeos, la fuerza del gremio y sus liderazgos decidieron mostrar músculo y exhibir cómo pueden paralizar las ciudades por más de seis horas, causando un gran daño económico y afectando el ritmo diario, al generar deficiencias en los servicios urbanos y ocasionando el malestar de la sociedad imposibilitada de llegar a sus labores dirías, a tomar vuelos y a cumplir con emplazamientos legales. Sin duda éste es un problema en el que la autoridad no se ha involucrado, y que de no plantearse una solución rápida podría ser un talón de aquiles para el gobierno de la Ciudad de México y varios gobiernos estatales.

Te puede interesar