16 junio 2019
El Popular

La corte de los milagros

Lecturas del triunfo de Miguel Barbosa como gobernador de Puebla

Por Rodolfo RUIZ. / junio . 03, 2019.

Los pronósticos se cumplieron: el candidato de Morena, el PT y el PVEM, Luis Miguel Barbosa Huerta ganó las elecciones extraordinarias de gobernador, en medio de un alto abstencionismo que empaña su victoria, a pesar de la amplia ventaja que sacó a sus contrincantes Enrique Cárdenas Sánchez y Alberto Jiménez Merino.

Como se lo había anticipado, Barbosa superó a su más cercano adversario, el candidato común del PAN, PRD y MC Enrique Cárdenas Sánchez, por entre 15 y 18 puntos, y no por los 30 que pronosticaban algunas casas encuestadoras.

La baja participación registrada durante la jornada de diez horas refleja no sólo que ninguno de los tres candidatos logró entusiasmar a los electores, sino que éstos tampoco quisieron darle un voto de confianza al vencedor.

Es decir, Barbosa ganó pero no convenció ni siquiera a quienes en los comicios del 1 de julio del año pasado votaron por él.

La participación ciudadana en las elecciones locales de 2018 fue del 67.64%. Del total de votos emitidos: 3 millones 23 mil 553, Miguel Barbosa obtuvo 1 millón 31 mil 43 sufragios. En la jornada electoral de hoy el abstencionismo superó el 65%.

Salvo incidentes menores y denuncias aisladas de acarreo de votantes, el proceso transcurrió en calma, sin enfrentamientos ni brotes de violencia. Se trató de una elección limpia, en términos generales, aunque con baja participación.

Otra cuestión que dejan ver los resultados en la capital y en algunos municipios de la zona metropolitana de Puebla, gobernados por presidentas y presidentes de Morena, es que sus ciudadanos no están nada satisfechos con el desempeño de sus autoridades municipales.

Eso explica por qué en la Angelópolis y en algunos municipios conurbados Barbosa perdió frente al exrector de la UDLAP.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia ganó por el voto de los electores del interior del estado, por el respaldo de aquellos que confían en Morena y López Obrador y esperan un cambio que se traduzca en mejores condiciones de igualdad y bienestar para ellos y sus familias.

No por los gobiernos municipales de Morena. Si en ellos se hubiera fincado su campaña, los resultados habrían sido desastrosos.

En estas elecciones extraordinarias, los ciudadanos de la capital y otros municipios urbanos optaron por castigar a los ediles de Morena de dos formas: unos, votando a favor de Enrique Cárdenas; y otros no yendo a las urnas.

Otro aspecto a resaltar de las elecciones es la distancia entre las encuestas previas a la jornada y las encuestas de salida realizadas por las mismas empresas.

Más Data pronosticaba una victoria de 27 puntos de Barbosa sobre Cárdenas, y en su propio exit poll la diferencia se redujo a 16 puntos. Lo mismo sucedió con el BEAP. La diferencia de 28 puntos se redujo a 18.

Lo más destacado del mensaje de Miguel Barbosa, después de declararse ganador apoyado en los resultados de distintas encuestas de salida, fue el llamado a sus contendientes de emprender a la mayor brevedad un diálogo por la reconstrucción del estado.

Barbosa hizo bien en desmarcarse de Morena y los partidos que lo nominaron, para asumirse como el futuro gobernador de todas las poblanas y poblanos.

Su decisión de dejar la vida partidaria para convertirse en un gobernador dispuesto a sentarse a dialogar con todos los sectores y grupos de la sociedad para trabajar por un gobierno austero, honrado, transparente y eficiente que combata la corrupción y la pobreza y busque la igualdad, debe ser bien recibida y centrarse en acciones concretas.

Creo que hay que tomarle la palabra, y comprometer al futuro gobernador a que los miembros de su gabinete encajen en el tipo de administración que pretende encabezar: austera, honrada, transparente y eficiente.

 

periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

@periodistasoy

https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Te puede interesar