16 junio 2019
El Popular

La Vecindad

La Vecindad

Por Redacción. / mayo . 28, 2019.

Queridos vecinos, cada vez falta menos para que la incertidumbre política y social que se vive en Puebla termine, y no me refiero a la inseguridad y esas cosas que ya será materia de la administración entrante. No sé ustedes pero yo espero que ya acabe esto y que se solucione de la manera más pacífica, y que concluya en las urnas y no en los tribunales. De eso ya estamos cansados, ¿no les parece?

Les cuento que quien de plano salió del encierro político —o del autoexilio, o como quieran llamarle— es el operador morenovallista Eukid Castañón. ¿Por qué? Pues para irse con todo contra Quique Cárdenas.

Así las cosas. Al “político antes llamado Ciudadano”, o al “ciudadano antes llamado político” lo acusó de aprovecharse de la tragedia de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle Rosas para obtener la postulación del blanquiazul en candidatura común con el PRD y MC, con eso de que siempre quiso ser el abanderado de Morena y pues como no se pudo buscó cobijo en el blanquiazul.

Y como parece que ya se acabaron las propuestas,  lo que más destacó de los candidatos y sus equipos, justo después de los cierres generales de campaña fueron las acusaciones entre unos y otros. Eso sí, ninguno reparó en que este tipo de declaraciones ahuyentan a los electores de las urnas.

Ahora que, si de verdad poseen pruebas de lo que ventilan en cuanto a presuntas movilizaciones de equipos de choque mejor que vayan a la Fepade, sea estatal o federal, y que denuncien porque cantado ante la autoridad competente vale doble, y no se queda en un pronunciamiento para ganar votos o restarle a otro.

Pero la verdad no creo que se animen

Oigan, el que de plano ya no ve la suya es el exgobernador Mario Marín, el mismo que anda prófugo porque se le busca por presuntamente haber participado en la violación de los derechos humanos de la periodista Lydia Cacho. Y sí, al buen Mario le llueve sobre mojado porque unos pillos entraron a las oficinas de su notaría, allá en Huexotitla, y le pepenaron chequera y registros propios de su negocio.

Mi duda es si se dará una vueltecita para ver qué más se llevaron de su changarro, o mejor enviará a alguien a checar. ¿O habrá sido el mismo quien mandó por su chequera y sus libros? Uno ya no sabe.

Vecinos, aquí entre nos les sugiero que no le pierdan la vista al diputado sin partido Marcelo García Almaguer porque está a un paso de concretar su sueño de los últimos días. ¿Cuál? Pues que en la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso tengan una representación los que quedaron sin partidos por renunciar a su bancada.

Como ya no posee coto de poder toda vez que salió del PAN, pues encontró la  vía junto con otros legisladores de obtener peso político, con el objetivo, DICEN, de apoyar a los diputados morenistas.

¡Cómo cambian los tiempos, Marcelo! ¡Cómo cambian!

Te puede interesar