15 junio 2019
El Popular

La corte de los milagros

Busca el PAN sancionar a Eduardo Rivera por sus declaraciones

Por Rodolfo RUIZ. / mayo . 27, 2019.

El expresidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, podría ser empujado por su propio partido a renunciar al PAN y buscar otras opciones.

Resulta que por sus declaraciones, en el sentido de que el PAN le quedó a deber a Enrique Cárdenas Sánchez, al no propiciar condiciones para que el exrector de la UDLAP ganara la gubernatura, Eduardo Rivera podría ser sancionado.

Al menos ésa fue la instrucción que hace unos días recibió el secretario general del Comité Directivo Estatal del PAN, Francisco Fraile García, de su jefa, la presidenta del partido Genoveva Huerta Villegas.

A ciencia cierta no se sabe si la iniciativa de sancionar a Eduardo Rivera por las declaraciones que hizo a e-consulta salió de la propia Genoveva, para deshacerse del expresidente municipal con miras a los cambios que se avecinan en el partido después de la campaña, o del secretario general del CEN y delegado especial durante las extraordinarias de Puebla, el senador Héctor Larios Córdova.

La verdad es que uno analiza los dichos de Rivera Pérez y éste no dijo nada que fuera irreal. La falta de cohesión en el PAN es evidente, lo mismo que la falta de acompañamiento que tuvo Enrique Cárdenas de diputados locales y federales del blanquiazul, así como consejeros nacionales y estatales, y presidentes de comités municipales, comenzando por el de la capital, Pablo Rodríguez Regordosa.

Otra cuestión que tampoco se reflejó en la campaña de Enrique Cárdenas son los más de 47 millones de pesos que este año recibió o recibirá el PAN por concepto de gasto ordinario y de campaña de parte del Instituto Electoral del Estado.

Entre los propios secretarios y consejeros estatales del PAN no hay claridad sobre el destino y aplicación del financiamiento público, ni sobre los informes que la tesorería del CDE ha emitido para justificar el ejercicio de estos recursos públicos.

El exgobernador y expresidente municipal de Puebla, José Antonio Gali Fayad, se reunió el sábado de hace ocho días con varios de los que fueron sus colaboradores, con motivo del cumpleaños de Xabier Albizuri Morett.

La comida para agasajar por adelantado a uno de los personajes más cercanos al exgobernador Gali tuvo lugar en Val’quirico, lugar al que llegaron constructores, empresarios, políticos y amigos del exsecretario de Infraestructura.

Durante la sobremesa, Gali Fayad pidió a los que fueron sus funcionarios y colaboradores en el ayuntamiento y el gobierno del estado comenzar a organizarle eventos, comidas y reuniones, pues en dos años pretende regresar a la política.

Sí, buscar de nuevo la presidencia municipal de Puebla, convencido de que la gente lo quiere y lo percibe como un buen político, sobre todo cuando se le compara con la actual alcaldesa Claudia Rivera Vivanco.

El exgobernador no dijo a través de qué partido buscaría su postulación, sólo que la marca Tony Gali seguía teniendo peso y una buena imagen entre la población, sobre todo de la capital del estado.

Si algo dejarán las elecciones extraordinarias del próximo domingo serán cambios: cambios y reajustes en los partidos políticos; cambios y reformas constitucionales para reconfigurar los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial; y cambios en la forma en que vienen gobernando y operando los ayuntamientos asuntos como la seguridad pública y el desarrollo regional.

Ya lo adelantaba este domingo el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta, en su mitin de cierre de campaña en la plaza de La Victoria: “en junio y julio impulsaremos reformas encaminadas a un cambio de régimen y a la transformación del sistema político”.

La intención de Miguel Barbosa es hacerse rápidamente del control del gobierno y de los demás poderes, así como de los principales ayuntamientos y órganos autónomos, como la Auditoría Superior del Estado (ASE) y la Comisión de Derechos Humanos, entre otros, mediante una serie de reformas que entrarán en vigor antes de que rinda protesta el 1 de agosto.

Barbosa ya domina el Poder Legislativo a través del diputado Gabriel Biestro Medinilla, presidente de la Junta de Gobierno de la LX Legislatura. El Ejecutivo se hará del control absoluto una vez que asuma la gubernatura.

Para manejar el Poder Judicial, Barbosa modificará leyes que precipitarán el relevo del actual presidente del Tribunal Superior de Justicia, Héctor Sánchez Sánchez; impulsará cambios en el Consejo de la Judicatura, la renuncia de algunos magistrados abiertamente identificados con el exgobernador Rafael Moreno Valle, como Roberto Flores Toledano, y el arribo y ascenso de nuevos jueces y magistrados de carrera dentro del Poder Judicial.

Nadie mejor que Barbosa Huerta sabe que los ayuntamientos de Morena, que gobiernan las principales ciudades y municipios de la entidad, no sólo son desaprobados por sus gobernados, sino que andan perdidos en cuestiones de seguridad, desarrollo regional y obras de infraestructura.

De ahí su anuncio, en pleno cierre de campaña, de que a partir del lunes 3 de junio convocará a las presidentas y presidentes municipales del estado, para acordar acciones en materia de desarrollo regional, desarrollo municipal y seguridad pública.

Barbosa les dejó entrever que si él dejará que la Secretaría de Seguridad federal nombre al que será su secretario del ramo, los ayuntamientos tendrán que ser consecuentes y coordinarse con el estado, para duplicar el número de policías y abatir la delincuencia y la creciente percepción de inseguridad en el estado.

Te puede interesar