22 mayo 2019
El Popular

Picando piedra

Es obvio que muerdan

Por Camilo Estrada Luviano. / mayo . 02, 2019.

El “limpiar la casa” significa que sólo se limpiará la sala de ella, porque el gobierno es lo único que puede limpiar. Pero el gobierno es el mecanismo más fuerte que tiene el Estado y, por supuesto, el Estado capitalista, para garantizar la apropiación privada de la riqueza producida por los trabajadores, así que es legítimo proclamar que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

Si prescindimos del vestíbulo (porque es muy fifí tener uno), la sala es la entrada de la casa y su limpieza es indispensable para empezar, posiblemente, el aseo del resto de la vivienda. Pero este aseo no es tarea del gobierno, sino de todos los que habitamos este país; es decir, de todos. Y la población, quiérase o no, se acepte o se niegue, está dividida en clases sociales, de acuerdo con la relación que se tenga hacia los medios de producción.

Esta realidad de que las clases sociales existen, no por el deseo de algunos, sino por la relación que se tenga hacia los medios de producción, dificulta la comprensión de los resultados de ciertas acciones y da cabida para que quienes sean de corto entendimiento o de intereses inconfesables, francamente la nieguen o simplemente la distorsionen para que responda a sus aviesas intenciones.

Es por esto que la limpieza de solamente la sala de la casa desencadena tantas y tan variadas reacciones, que van desde la simplona burla hasta las acciones rayanas, no ya en la impudicia, sino un poco o un mucho más allá.

Los neoliberales se dedicaron a saquear todo lo que pudieron dejando incluso negocios amarrados a futuro, porque los que llegaron al gobierno con ellos son aquellos “que no tienen llenadera”; sin embargo, a éstos los pusieron los del poder, lo que nos dice que “los del poder” también tienen sus diferencias, aunque éstas son sólo cuantitativas, porque no son lo mismo “los machuchones” que los pequeños empresarios que frecuentemente sobreviven en la jungla que es el capitalismo.

Ésta es la razón por lo que Morena es la confluencia de tantos como diversos intereses que coincidieron en el punto de que era necesario e impostergable poner un alto al saqueo y al entreguismo que implicaba desmantelar el de por sí no muy desarrollado aparato productivo, empezando por el “adelgazamiento del Estado”, que no es otra cosa que el evitar que el gobierno administrara ciertas empresas productivas indispensables para cubrir necesidades de la sociedad que la iniciativa privada nunca haría, ya que ella persigue únicamente la ganancia, y no otra cosa.

El resultado fue un cochinero que, con la no transparencia de las acciones del gobierno junto a la corrupción, que beneficiaba a unos pocos, clausurando con esto las posibilidades de crecimiento de quienes sí lo podrían hacer; y además, junto con la miseria producida se generó un gran descontento y desesperanza en la población en general.

El resultado de tal situación llevó al cambio del modelo que había implementado “la mafia en el poder”. La votación fue masiva en contra de los neoliberales, e inició la “época pos-neoliberal” (AMLO dixit).

La respuesta de los afectados fue inmediata, no sólo fuera, sino dentro del mismo nuevo gobierno, ya que, si bien fue un cambio grande, en esencia siguen en el poder los mismos, nadamás unos cuantos se han desgajado… los que “no escupen al cielo”.

El capitalismo sigue y seguirá. Únicamente las acciones del gobierno deben ser transparentes y públicas y, dicen, habrá “cero tolerancia para la corrupción”. Eso es todo.

Si a los perros les arrebatan el hueso que están rumiando…, ¡muerden!

Te puede interesar