16 junio 2019
El Popular

Memorial Perpetuo

Viento ligero en Parma

Por José Rogelio HERNÁNDEZ. / abril . 28, 2019.

Viento ligero en Parma (sexto piso, 2018) del escritor español Enrique Vila-Matas es un puente de diálogo franco entre el escritor y su lector; es, también, la revelación más íntima de las reflexiones o curiosidades que nacen a partir de otras obras, no sólo literarias, también sucesos, pero que llevan al escritor a repensar la vida a través de otros hombres.

Esta obra atrevida, que da cuenta de una serie de obsesiones, es una enciclopedia de autores y obras, de acontecimientos y películas, los cuales forman parte del interés del autor; y es, también, la vida, la transparencia del autor frente a su cómplice, a quien le revela una serie de textos, en los que desborda pasión y vida, palabras amigas que, desde el sentir del autor, se ofrecen como memorias de la infancia, momentos de lucidez, locura acaso, cuestiones atañen a la casualidad.

Enrique Vila-Matas crea Viento ligero en Parma a través de textos que fluctúan entre el ensayo y la crónica; narra su visión de los acontecimientos de 1968, una serie de manifestaciones que se dan alrededor del mundo hasta la época franquista y sus gustos por el cine y la literatura; también da cuenta de sus encuentros misteriosos con películas y actores, y circunstancias que lo obligan a repensar el arte y la literatura. Dentro de esta obra encontramos nombres como el de Tabucchi, Bolaño, Bioy Casares, Pitol, Cercas, Pessoa, Tolstoi, Maupassant, por nombrar algunos; pero también de cineastas como Kubrick, Rossellini y actores como Antonioni. Sin embargo, el libro tiene múltiples dimensiones, resulte una posibilidad infinita porque sus cavilaciones acerca de cuestiones que atañen al escritor y al hombre son tan inconmensurables como las relaciones que Vila- Matas establece mediante sus reflexiones.

En esta obra existe una ferviente necesidad de encontrar frente a las letras del escritor barcelonés una respuesta a las preguntas más confusas de alguien que se dedica a la escritura; es decir, el compromiso ideológico en la literatura; sobre esto el escritor menciona que: “quien hoy en día sigue creyendo que hoy que hay que subordinar la narración a objetivos extraliterarios merecen que se les declare la guerra: guerra total contra la literatura, guerra total contra una literatura que no confía en sí misma […] quienes emboscan en el compromiso ideológico lo hacen porque tienen inseguridad en sí mismos, en su literatura”.

Viento ligero en Parma, título que nace de la novela la cartuja de Parma de Stendhal es una crónica de viaje, la visión del autor a partir de su memoria literaria, misma que va revalorizando la vida y reinterpretando los viajes y lugares que antes ya había conocido; son estímulos para encontrar en las calles y monumentos nuevas historias, otra forma de sentir.

Esta obra es una fuente inagotable de memorias y andanzas, pero sobre todo es posibilidad; cada uno de los textos aporta libertad y senderos infinitos a través de nombres y lugares que ofrecen al lector nuevos horizontes que aportan alternativas no sólo literarias, sino de otras artes y de la vida.

Enrique Vila-Matas exige al lector solo una cosa: curiosidad para encontrar mediante ésta opciones para enfrentarse con la realidad; es una propuesta de ruptura frente a la vida y las cuestiones que nacen sobre de ella.

Viento ligero en Parma es la muestra de que es posible acabar con la estructura hecha de reglas rigurosas, siempre y cuando exista una necesidad genuina de arriesgar y encontrar en el libro una creación inagotable, “un recorrido laberintico en la búsqueda del sentido de la vida y de la historia”.

Te puede interesar