26 junio 2019
El Popular

Etiqueta con destino

La soberbia, la falsa unidad y la elección en Morena

Por Luis Alberto GONZÁLEZ. / abril . 25, 2019.

Hay varios refranes populares que me llegan a la mente:

El hambre es mala consejera

La envidia es mala consejera

La ira es mala consejera, o bien

La soberbia es mala consejera

 

Historia: era el 1 de febrero de 2005; llegaba al gobierno estatal Mario Marín Torres. Esa noche en Casa Aguayo iban de un lado a otro Valentín Meneses Rojas, Javier García Ramírez, Alejandro Fernández, Javier Sánchez Galicia y todo el grupo compacto marinista.

A pocas horas de la toma de protesta, ya soñaban en el siguiente paso que seguiría su jefe: LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.

Ni siquiera habían visto la oficina o el lugar donde despacharían, pero su soberbia los había rebasado, los cegó.Todavía no habían caminado ni un día y ya soñaban con pisar Los Pinos.

Decían: “vamos a hacer el símil de la figura de Benito Juárez, un indígena humilde, pobre, que llegó a gobernar el país”.

Ésa era su idea, pero la soberbia los perdió y en un año les explotó el caso Lidya Cacho. Ya nunca se levantaron.

 

Volvamos a la actualidad

A pesar de que tanto Enrique Cárdenas Sánchez, candidato del PAN-PRD-MC, como el abanderado del PRI, Alberto Jiménez Merino han aumentado las preferencias electorales, aunque mínimamente, además de que una gran parte de la población aún no decide su voto en favor de alguno de los tres candidatos, el abanderado de Morena-PT-PVEM, Luis Miguel Barbosa Huerta, sigue muy por encima de sus opositores.

Si hoy fueran las elecciones, por supuesto que Barbosa Huerta obtendría en triunfo en forma holgada, pero el exsenador no se confía y es quien ha realizado una campaña intensa recorriendo el estado y sosteniendo reuniones con muchas organizaciones de todo tipo.

En Morena veían como un alto riesgo las fracturas en el interior del partido, y otros factores como la promoción de las campañas negras en su contra; pero además, que miembros del mismo instituto como el coordinador del grupo parlamentario de Morena y líder del Congreso, Gabriel Biestro Medinilla, mantiene una actitud arrogante, soberbia e intransigente que no abona en favor del abanderado morenista.

 

¿Esa es la unidad en MORENA y sus aliados?

La ruptura está en puerta con el PT, y de ahí que el legislador Raymundo Atanasio Luna pida al exlíder de Morena en Puebla que modere su actitud, porque sus acciones y declaraciones, en lugar de generar unidad, van en otro sentido.

Es verdad que con madurez política y con mucha voluntad, Alejandro Armenta Mier y Luis Miguel Barbosa Huerta se sentaron a “fumar la pipa de la paz” y optaron por abonar en favor de obtener un triunfo holgado, y que no vaya a generar un conflicto poselectoral.

Sin embargo, en este pleito de varios meses muchos seguidores del PT, así como del senador con licencia Armenta Mier se han sentido agredidos, ofendidos, despreciados, independientemente que muchos que votaron por Morena en 2018 hoy no están dispuestos a hacerlo porque quienes gobiernan, en su gran mayoría, no han cubierto las expectativas de la sociedad.

Ejemplos hay varios, como las y los presidentes municipales de San Andrés Cholula, Huejotzingo, Amozoc, Cuautlancingo, Coronango, San Martín Texmelucan y Puebla, entre otros, que tienen decepcionados a los ciudadanos porque se ha incrementado la violencia, no controlan ni arreglan los problemas más sentidos, y lo peor: tienen mucha soberbia.

Cuando menos la alcaldesa de la capital, Claudia Rivera Vivanco, con la veda electoral logró salir de los reflectores de los medios y de los poblanos, que estaban crucificándola por sus acciones y actitudes de prepotencia, soberbia y menosprecio de la población.

Ojalá estos meses le sirvan de reflexión, deje de pelearse con todo mundo, aprenda a comunicar y atienda las demandas sociales, si no estará perdida, porque hay quienes le van a pedir su cabeza a Luis Miguel Barbosa Huerta, si gana la elección, al asumir el gobierno poblano.

Se los digo porque lo he escuchado de empresarios, ciudadanos, trabajadores al servicio de los poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), no quieren saber nada de Morena y su candidato.

Sin embargo, el candidato ha intentado reducir las posibilidades de bajar más su porcentaje de aceptación, pero sobre todo porque se vaticina un gran abstencionismo.

En este tema, de que la gente no salga a votar el 2 de junio, tienen gran esperanza en el PAN, pero sobre todo en el PRI, que le apuesta a seguir subiendo en las preferencias, acercarse a Barbosa Huerta, que salga a votar todo el voto duro de añejos priistas olvidados y un grupo muy importante Antorcha Campesina.

¿Será?

 

Comentarios y sugerencias

Correo: lagg9756@yahoo.com.mx

Twitter: @Luiguiglez

Te puede interesar