22 mayo 2019
El Popular

Picando piedra

Es inexorable

Por Camilo Estrada Luviano. / abril . 10, 2019.

Apenas ha comenzado la 4T y las reacciones son muy notorias, aunque eran de esperar, porque la reacción está en proporción de la naturaleza de los afectados, ya que si dejaron un cochinero en la administración pública su reacción es la que se puede esperar de ellos, los cerdos siempre ensucian todo a su alrededor cuando se sacuden.

La causa de su sacudida no es tan grande, sólo se afectaron a aquellos beneficiados por la relación directa con los gobiernos anteriores, se les suprimió una fuente directa de dinero en efectivo que obtenían vía la corrupción y la impunidad, lo demás siguió igual, el cambio sólo afectaría a unos pocos, pero estos pocos son los que tienen el poder y éste no cambió de manos.

Pero hizo que algunos de los que obtenían fácilmente recursos públicos dejaran de recibirlos y esto, a su vez, forzó a buscar otros medios para seguir recibiendo lo que se perdió: ahora “ya se portarían bien” y con esto podrían subirse al nuevo carro bajo otras reglas y dirigidos por otros personajes, pero seguirían ganando en esta nueva situación pues las reglas son las mismas, nada más que “corregidas”; el capitalismo es el capitalismo aunque se le adorne con diferentes dizque atributos.

Al no haber un cambio de modo de producción la explotación sigue siendo el origen de la riqueza de los propietarios de los medios de producción, de los empresarios, aunque el gobierno esté en manos diferentes, los mecanismos serán los mismos y la riqueza llegará siempre a los que se apropien del trabajo ajeno; el gobierno sólo tiene incidencia en la administración de los intereses de los que se apropian del trabajo nuevo, del excedente económico; su papel es garantizar la obtención de las ganancias y para eso se sirve de la política económica que sólo puede afectar la distribución de lo producido, pero no la producción en donde unos son los que producen y otros diferentes son los que se apropian de lo producido.

Ante esta realidad, lo afectado con el cambio de gobierno solamente es una parte de la distribución, la producción sigue las mismas reglas, se acaba únicamente con las distorsiones que tenía el reparto de lo recaudado, distorsiones que producía la existencia de la corrupción fuertemente respaldada por la impunidad, pero en el ámbito de la empresa las cosas seguirán como siempre, éstas no son afectadas en nada por el cambio del gobierno.

Es así el por qué la lucha contra la corrupción no es suficiente, porque solamente se le puede abatir en proporciones limitadas, solamente en ciertos ámbitos del gobierno, pero no en el ámbito de la empresa, de la así llamada “iniciativa privada” en donde las reglas del capitalismo siguen en su plena vigencia y como los negocios que se hacían por el imperio de la corrupción siguen siendo negocios, estos entran a la lucha por su existencia que es natural y no se les puede limitar, mucho menos extirpar.

Cambió el gobierno, pero no el modo de producción, éste permeará también al nuevo gobierno, esté tendrá que ceder, porque así se lo impone la dinámica del capitalismo imperante y aquellos “afectados” por el cambio cosmético que inicia actuarán en consecuencia, seguirán haciendo negocios siguiendo las reglas del negocio capitalista.

Pero seguirán haciendo no nada más negocios, sino continuarán luchando a brazo partido contra la 4T, porque perdieron una posibilidad -jugosa posibilidad- de acrecentar sus ingresos gracias a la corrupción y para volver al “paraíso perdido” recurrirán a lo que sea: al sabotaje, a la obstaculización y -si es necesario- a la destrucción para que todo siga igual que antes.

Esto es inexorable, se da no por la presidencia de AMLO, sino porque seguimos en el mismo capitalismo y esa es “la naturaleza” de los explotadores y sus secuaces sin importar el partido político en el que militen.

caesluvi@gmail.com

Te puede interesar