19 junio 2019
El Popular

Stalingrado

Amantes de la mentira

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / abril . 06, 2019.

Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga

Diderot

El que tiene la verdad en el corazón no debe temer jamás que a su lengua le falte fuerza de persuasión

Riskin

 

En el fondo, la teoría de asalto del poder se basa en racionalizar una estrategia que parte de algo muy dentro de la naturaleza humana: el romper la lealtad a un grupo para dársela a otro. Para una persona con lealtad tribal, es natural traicionar, mentir, aprovecharse.

En una entrega pasada en este medio sobre el carente de dignidad Javier Lozano Alarcón, redacté que: “de acuerdo con la opinión de un psicólogo, el perfil de Javier Lozano Alarcón nos dice que es violento y pendenciero, porque utiliza la violencia para resolver los problemas que se le plantean en muchos campos de su vida. A su vez lo identifica como dominante, porque siente una gran necesidad de dominar, y una aparente insubordinación puede conducir a la violencia. También ubica que, con frecuencia, el episodio violento viene precedido por una discusión. El especialista en conducta agrega que este tipo de persona, como el pendenciero, es aquella persona que tiene inclinación por los enfrentamientos, peleas y riñas, ya sea en forma de discusiones acaloradas o a través de acciones violentas.

”El especialista abunda que si alguien tiene un impulso por los actos violentos es muy probable que tenga algún tipo de trastorno antisocial de la conducta y, más concretamente, una psicopatía. Las personas con este perfil tienen un problema psicológico y suponen un peligro para sí mismos y para la sociedad. Sin embargo, el seguimiento que hace denota que generalmente tiene una directa relación con la pendencia, con actitudes tales como la irritabilidad, la inestabilidad emocional, la ausencia de sentimientos de remordimiento o de culpa.

”Son personas que también pueden caer en la manipulación hacia los demás recurriendo a técnicas como la mentira y la deformación de la realidad. Además, tienen dificultades para experimentar un sentimiento claro de culpa; de este modo, no se hacen completamente responsables de las consecuencias de sus actos, así como también tienden a la arrogancia y a ser megalómanos, por sus delirios de grandeza. Esto les lleva a todo tipo de conductas exageradas. Se creen superiores a los demás, mienten sobre su propia realidad y manipulan a los que les rodean. Este tipo de comportamiento conforman un trastorno de la personalidad conocido como megalomanía.

”La megalomanía es una condición psicopatológica caracterizada por fantasías delirantes y una desproporcionada autoestima. Desde un punto de vista estrictamente psiquiátrico, los delirios de grandeza son un síntoma de una escasa autoestima o el resultado de una carencia afectiva en la infancia.”

Todo indica, que el susodicho Javier Lozano continúa feliz siendo él mismo. Sin embargo, por sus declaraciones y conductas Lozano no está solo, porque asumen el mismo rol de pendenciero manipulador y megalómano, más mentirosos y mitómanos. Tenemos a Alejandro Armenta y Enrique Doger, quienes carecen de una formación de sensibilidad social, política e ideológica que los impulsa a ser mercenarios de su pobre destino. Una serie de videos, donde están involucrados tanto Alejandro Armenta como Violeta Lagunes, por sus propias declaraciones y comentarios los descobijan de su verdadero perfil, porque el análisis del psicólogo que valoró a Lozano Alarcón estima que ambos personajes, por más que tratan de desmentir los videos y audios, que fueron “manipulados y editados”, fuera de lo que comentaban, al escucharlos con detenimiento, en la intención y tono de las voces, no existe variación de contenido en cuanto a expresiones reales de valor de juicio declarativo emocional y psicológico. Es decir, tal como se escucha es la intención de sus comentarios contra Miguel Barbosa y Fernando Manzanilla. Es decir, por sus voces se condenan.

Armenta va más lejos, cuando declaró: “Yo aprecio a Eukid. Si soy gobernador voy a rescatarlo, es un tipo leal.” Quien ignore quién es en verdad Eukid Castañón, tanto en Puebla como en el estado de Quintana Roo, peca de ignorante, en cuanto a que su actuar durante el gobierno de Rafael Moreno Valle, con Antonio Gali y luego en el proceso electoral con Martha Erika, la vida política y social en Puebla fue trastocada y humillada por Eukid.

Armenta es como Marco Junio Bruto, que apuñala a su mentor Julio César. Se dice que César, herido y en el piso, le cuestiona a Bruto: “Tú también, Bruto, hijo mío.” El punto radica en que Armenta traiciona su dignidad.

Papel similar lo hace Enrique Doger, quien primero se reúne con la “dirigente”, que no líder del PAN, Genoveva Huerta, que se suma a un frente antiBarbosa, por lo que Doger traiciona al PRI. Luego, tres días después, ante la andanada de críticas contra él, se desdice y acusa a Genoveva de mentirosa, porque: “En concreto, el lunes no se habló de una sustitución de candidatura, no se habló de un frente contra una persona. Las campañas están en curso, vamos a esperar quién gana,” dijo.

Sin palabras.

 

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar