15 junio 2019
El Popular

Tómelo con calma

El discurso del odio, un mal momento para nuestro país

Por Fernando MORA. / abril . 03, 2019.

Hace poco más de un año, en este espacio reflexionamos sobre el Discurso del Miedo, que como herramienta electoral fue incrustándose en el día a día de los mexicanos. El proceso electoral 2017-2018 polarizó y confrontó a nuestra sociedad, llevando a los mexicanos a buscar un cambio trascendental que permitiera terminar con la corrupción e impunidad que por muchos años erosionó la administración pública. Hoy, a más de un año, el fondo del mensaje del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador sigue siendo mediante el discurso del odio, ir sembrando miedo e incertidumbre en muchos sectores de nuestra sociedad.

Los medios de comunicación son presa de una agenda planteada de forma cotidiana desde la Presidencia de la República, para justificar una parálisis, para muchos inexplicable, en la estructura operativa de la administración pública.

A tan sólo tres meses de gobierno de López Obrador, los sectores educativos, de salud, agropecuario, y en general la actividad económica, se observan sin rumbo, lo que tras severas críticas a las calificadoras internacionales llevó a la Secretari?a de Hacienda y Cre?dito Público a bajar la expectativa de crecimiento para nuestro país el presente año, y el 2020.

Así, observamos que el mal obedece a la poca credibilidad y falta de estrategia que ha derivado en que no exista confianza en el gobierno mexicano; lo que podría complicarse ante la amenaza que está semana ha lanzado el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el sentido de cerrar la frontera sur de su país, ante la poca decisión y certidumbre de México para controlar el flujo migratorio de Centroamérica hacia nuestro país, y la frontera de los Estados Unidos.

Tómelo con Interés. Esta semana se lleva a cabo el XVII Foro Nacional de Turismo; el evento más relevante que conjuga la participación de académicos, especialistas, inversionistas, autoridades, y legisladores. Este año es la primera ocasión que el evento es prácticamente ignorado por las autoridades federales, que ante la falta de recursos han preferido ignorar los temas álgidos que analizan las partes más involucradas del sector, como la falta de recursos para promoción turística, el nulo interés por sacar adelante programas como Pueblos Mágicos, o el escaso interés por destinar recursos emergentes para combatir un problema delicado, como es la presencia de sargazo en las costas de Quintana Roo y Yucatán; en fin, que ante la falta de dineros para la operación del sector turístico, principal captador de divisas para México, el panorama es desolador. Al igual que en otros sectores no hay certidumbre, y día a día se resta la confianza hacia México y su gobierno.

Tómelo con atención. No podemos pasar por alto la guerra que desde el mes de diciembre han desatado las autoridades en contra del sector inmobiliario, uno de los principales generadores de empleos directos e indirectos.

Claudia Sheinbaum decidió, al asumir la Jefatura de Gobierno, señalar a los desarrolladores inmobiliarios como los responsables de un gran desastre y violaciones al marco legal para el uso del suelo; protección civil, uso del servicio de agua potable, y un sinfín de irregularidades. El hilo ha reventado por lo más delgado, y sin importar los mecanismos de financiamiento y el riesgo de las inversiones del sector inmobiliario, las autoridades de la Ciudad de México y los alcaldes decidieron clausurar a diestra y siniestra las obras en proceso, lo que afecta a trabajadores, proveedores, y un sinfín de empleados indirectos involucrados con los desarrollos inmobiliarios en la ciudad.

 

* @Fernando_MoraG

* Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana

* Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión

Te puede interesar