26 junio 2019
El Popular

STilo, Moda y Belleza… a con

De las bases, alaciados, keratinas y demás

Por Samuel TORRES. / marzo . 28, 2019.

No existen datos exactos de cuándo el humano empezó a preocuparse por su imagen hacia los demás o cómo ésta fue una forma de auto -motivación. Probablemente sea la invención del espejo el detonador de este interés tan profundamente arraigado en la cultura contemporánea.

Así pues, empezamos a desarrollar formas de modificar el acomodo, la textura e incluso el color de origen del cabello natural. Al principio utilizando el calor y el agua como agentes modificadores, sin saber lo que sucedía dentro de la fibra capilar.

El cabello está compuesto de fibras de keratina, que es una proteína estructurada en cadenas, formada a su vez por aminoácidos (eslabones) que se unen por enlaces moleculares de hidrógeno. Éstos se debilitan ante el calor y el agua. Así el cabello se vuelve maleable y tomará temporalmente la forma asignada.

Muchísimo tiempo después, en el año de 1943 se desarrolló el tioglicolato de amonio, que revoluciona los procesos de modificación de la estructura capilar. Evoluciona la permanente por electrólisis hacia la permanente alcalina en frío. 

No ha habido muchos avances hasta el año 2000, cuando los orientales (Japón), buscando colocarse en el mundo de la moda, imponen tendencia del lacio y desarrollan los alicientes progresivos. Con elementos modificadores más sutiles como ácido hialurónico y tioglocólico. Actualmente se realizan con compuestos derivados del formol, bajo el argumento falso de basarse en keratina modificadora de estructuras.

*Estilista Profesional

 stestilistas

stestilistas@gmail.com

 

Te puede interesar