23 abril 2019
El Popular

Acantilado

Una elección que irrita

Por Israel VELÁZQUEZ G.. / marzo . 26, 2019.

Crispar, en la segunda acepción que le da la Real Academia de la Lengua, significa “irritar o exasperar a alguien”. Crispación, “acción y efecto de crispar o crisparse”, es una palabra poco utilizada en la lengua cotidiana y es eso, crispación, lo que ve en el estado el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, quien ayer estuvo en Puebla, entidad que el 2 de junio, en elección extraordinaria decidirá a quién la gobernará.

Es él, el INE, el árbitro máximo de los procesos electorales federales y ahora, ante el cuestionable desempeño de los órganos locales, se encargará de Puebla; entonces, que Córdova Vianello pida a los actores políticos dejar de lado la crispación tiene su grado de importancia porque se trata de quien el jueves 5 de julio de 2018 pidió que se dejara de manchar la elección federal con los actos violentos que vivieron los poblanos.

De la negación de un problema que aparentemente tuvo su punto de tensión máxima con la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo y su esposo el senador Rafael Moreno Valle Rosas, el consejero presidente pasa a convocar a los siete partidos que apoyan a tres candidatos por la gubernatura, a realizar campañas que incentiven la participación ciudadana.

Uno de los factores para atraer el proceso, dijo este lunes, fue la “crispación política que la conducta de los distintos actores generó a lo largo del proceso electoral pasado, incluso después del mismo. La crispación intensa no sólo trascendió la jornada electoral que llegó hasta otras instancias federales”.

Crispación existe hoy, pero no en todo el estado, sino en Morena, partido éste en el que Alejandro Armenta Mier disputa palmo a palmo la candidatura a Luis Miguel Barbosa Huerta, quien ya es el aspirante postulado. Lejos, lejísimos queda aquella estampa en la que Armenta apoyaba a Barbosa cuando éste decidió llevar a tribunales el resultado de las elecciones que finalmente le dieron el triunfo  Martha Erika Alonso.

Crispación es lo que ha llevado a Armenta a declarar en la ciudad de México que está “revelando cosas delicadas; temas que tienen que ver con negocios, con desvío de recursos y actos presuntamente delictivos. Temo por mi vida y hago responsable al secretario de Gobernación y al propio Luis Miguel Barbosa, y a sus operadores si algo me sucede porque estoy dando a conocer hechos claros, concretos, de actos de complicidades”.

Crispación porque tuvieron que salir a dar la cara el delegado presidente del Comité Directivo Estatal, Mario Bracamonte, y Carlos Figueroa, secretario de Derechos Humanos del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, a negar que en Puebla se esté orquestando una elección de estado y que “Morena es tan estricto en sus procedimientos, no sólo internos, sino en las elecciones, que no vamos a consentir ser ayudados con ilegalidades por nadie.” Lejos de portarse conciliadores, amagaron.

Crispación porque la paciencia, vaya usted a saber si de Andrés Manuel López Obrador y Yeidckol Polevnsky, se ha agotado y ellos dos, Bracamonte y Figueroa, han recibido instrucciones “para proceder en forma enérgica contra cualquier persona que dentro del partido contamine la elección, que proceda de modo ilícito, arbitrario, ilegal o inmoral”; pero Armenta se califica como “víctima de una imposición”, aunque reitera que no dejará Morena, y que confía en que ganen la gubernatura, pese a que el proceso de designación no fue “transparente”.

Crispación porque Yeidckol Polevnsky, a pesar de la presión que ejerce sobre ella Ricardo Monreal afirma este lunes en entrevista con Hiroshi Takahashi, director editorial de El Sol de México, que Armenta “dijo que su plan B es Morena, su plan C es Morena y su plan D es Morena, y todos sus planes son Morena, cosa que a mí me da mucho gusto porque muestra que es una gente inteligente y capaz”.

Y aunque dice Córdova Vianello que no hay “focos rojos, pero sí focos de atención que debemos revisar permanentemente”, quienes ya deben pasar del rojo al verde, son los militantes de Morena que a cinco días del arranque de las campañas parecen decididos a que los otros dos candidatos, Enrique Cárdenas y Alberto Jiménez Merino, les peguen un susto del que ni todo el poder presidencial podrá levantarlos.

israelvelazquez@gmail.com

@IsraelV_mx

*Director Editorial en https://www.elpopular.mx/

Te puede interesar