26 junio 2019
El Popular

La causa y lo causado

Los primeros 100 días del cambio de régimen

Por Miguel Barbosa Huerta. / marzo . 08, 2019.

Pueblos Indígenas; la reforma El Presidente Andrés Manuel López Obrador llega a sus primeros 100 días de gobierno con una aprobación histórica de su gestión. La ciudadanía, que el 1 de julio lo eligió como Presidente, en esta breve etapa le ha ratificado su apoyo. Para los detractores del Gobierno de México, cada declaración del Presidente, ya sea en sus conferencias matutinas o en sus giras por los estados, colocan al país al borde del abismo, en los umbrales de una crisis de mayúsculas proporciones. Falso, la sociedad ha aumentado su apoyo al Presidente porque percibe un cambio y por primera ocasión en muchos años el país tiene rumbo.

Desde su toma de posesión ha evidenciado que hay liderazgo en el país. El Presidente de la República una a una ha cumplido sus promesas de campaña, con hechos ha constatado que el cambio de régimen ha iniciado y que no hay retorno. A 100 días, el cambio apenas inicia, pero pueden identificarse claramente las líneas estratégicas del proyecto, como son la austeridad, el combate a la corrupción, la seguridad, la atención a grupos vulnerables, los proyectos prioritarios, así como la lucha frontal contra el robo de combustible.

El Presidente rompió la burbuja que envolvía la investidura presidencial, su contacto con la gente y con los medios de comunicación es cotidiano. Logró poner en marcha un plan de austeridad y economía de recursos en toda la Administración Pública Federal. Los programas han iniciado, por primera ocasión en tres décadas se dio un aumento real en los salarios mínimos. Presentó un paquete económico realista con indicadores macroeconómicos precisos: 2 por ciento de crecimiento del PIB, superávit primario, una paridad peso dólar de 20 pesos en promedio y un precio del petróleo de 55 dólares por barril.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador decidió enfrentar el robo de combustible. Logró poner un alto al desfalco a la Nación; a contracorriente de lo que esperaban y promovían sus detractores, la decisión del Presidente tuvo como respuesta un amplio apoyo de la sociedad, de los principales sectores económicos, y ha mandado un poderoso mensaje al interior y hacia el exterior de que la impunidad y la corrupción no serán tolerados durante su Gobierno. En estos momentos, nadie pude dudar que el gobierno tiene el control de PEMEX, que enfrenta el sabotaje de las bandas de huachicoleros y las presiones de las calificadoras internacionales.

El Congreso de la Unión ha apoyado al nuevo Gobierno con reformas muy importantes a las leyes mexicanas, entre las que destacan, la reforma a la Ley Orgánica a la Administración Pública Federal, que crea al Instituto Nacional de al Artículo 19 constitucional en materia de prisión preventiva oficiosa; y la reforma constitucional en materia de Guardia Nacional; mientras que se encuentran en la parte fundamental del proceso legislativo la Ley de Austeridad Republicana, las reformas constitucionales en materia de educación, laboral, de consulta popular, y de revocación de mandato al Presidente.

A diferencia de sus antecesores, López Obrador ha demostrado determinación y liderazgo que se han traducido en mayor apoyo social. La Cuarta Transformación de la República va.

@MBarbosaMX

Te puede interesar