#8M, equidad pendiente

 
 

Voces Femeninas Desde la Cultura

 
Voces Femeninas Desde la Cultura

Apuestan a la no competencia, al apoyo y cobijo con la otra son mujeres dedicadas a la promoción del arte

Magdiel Olano
07 de Marzo de 2019

Cada año el 8 se marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, una fecha que recuerda la lucha de mujeres y activistas de la clase trabajadora de finales del siglo XIX. Ellas lucharon, por la equidad de género.

Por tal motivo en este Día Internacional de la Mujer, algunas voces femeninas, se hacen escuchar, dentro de la cultura en Puebla mujeres que desde su trinchera han aportado ya sea dando un espacio a artistas emergentes o a través de sus obras, para lograr la reflexión sobre la situación actual de la mujer en el ámbito cultural y social de Puebla.

Las opiniones aquí vertidas son de mujeres combatientes, pero más que guerreras, son mujeres que están entrando en el cambio ideológico sobre a lucha encarnizada entre las propias mujeres. Ellas apuestan a la no competencia, al apoyo y cobijo con la otra, mujeres dedicadas al arte.

“Falta lograr la igualdad”

Josefina Manjarrez Rosas es coordinadora del Centro de Género (CEG) de la Facultad de Filosofía y Letras de la BUAP, quien dijo que la idea de un Día Internacional de la Mujer surgió al final del siglo XIX, un período de expansión y turbulencia, en cuanto a crecimiento de la población e ideologías radicales.

Desde esa época se ha avanzado mucho en el tema gracias a los movimientos feministas  que se han encargado de alcanzar derechos que antes no se tenían, derechos tan básicos como igualdad entre géneros o hasta cuestiones más complejas, como el tener una vida libre de violencia, sin embargo, en la práctica no se están viendo reflejados ni se están aplicando de la misma manera, aseguró. Como especialista en Historia de Mujeres y Género en México, con énfasis en la participación política de mujeres urbanas y rurales, la coordinadora indica que las mujeres siguen siendo la misma mitad que gana los salarios más bajos, las que se ocupan mayormente del hogar, que no tienen  participación política real y siguen siendo las más violentadas.

“Como mujeres seguimos subordinadas, a lo que representa lo femenino vale menos y a pesar de tener esos derechos incluso en leyes y marcos internacionales (...) en la práctica no hemos logrado una igualdad, aunque tenemos los mismo derechos en papel propositivo, en realidad seguimos siendo la mitad subordinada.”

La también investigadora mencionó en entrevista con El Popular diario Imparcial de Puebla, que ello sucede en gran medida porque —más allá de quienes se dedican a estar y profundizar  en la problemática—, el grueso de la población no entiende la manera en cómo está construida la sociedad, porque está educada de cierta manera en la que normalizan ciertas actitudes, roles y estereotipos de hombre y mujer, lo que hace que no se percate de las inequidades.

Las mujeres han ganado derechos pero éstos no están siendo efectivos, puntualizó. Cobra relevancia la celebración del Día Internacional de la Mujer porque se está viviendo a nivel global una circunstancia de invisibilización de la violencia así como de su incremento, sobre todo de feminicidios.

Pide frenar violencia

Las mujeres adolecen mucho de cuestiones personales como la familia, la pareja, entre otras cosas, y eso siempre se interpone de manera permanente en el desarrollo profesional de las mujeres, asegura Beatriz Meyer, para quien esa situación tiene resultados nocivos.

“Soy una persona independiente y siempre he tratado de ofrecer talleres de calidad a mis alumnos. En este tipo  de trabajo he notado lo importante que es para la sociedad tener este tipo de espacios, sin embargo, como escritora no he tenido posibilidad de tener acceso a otras cosas.

“Puebla siempre ha sido una entidad verdaderamente efervescente, un lugar de encuentros, voces, plumas, expresiones e, incluso, de etnias. Un eje importante que es un factor primordial del cambio. Sin embargo, el ser mujer obstaculiza el poder acceder a los recursos y a proyectos que podríamos tener: No puedo ver la diferencia de aquellos que llegan con proyectos de menor calidad y aquellos que presentan las mujeres y normalmente le dan salida más rápido a las de los hombres,” opina.

 Desde esta óptica no habría de llamarse celebración, es un día importante que visibiliza todas estas circunstancias, permite revisar cómo y dónde se está y reflexionar por qué, después de tanto esfuerzo y personas dedicadas a atender problemas de mujeres, ha aumentado la violencia y el feminicidio de forma exponencial “No podemos pasar este día sin hacer este ejercicio de razonamiento y reflexión, sobre lo que somos y hacia dónde vamos. Qué necesitamos las mujeres para que cese esta violencia contra nosotras.”

“Las promotoras de cultura, la tienen más difícil”

Para Diana Magaña la cultura en la que ha crecido en Puebla, así como en todo el país, es una cultura machista y clasista. Eso hace que las mujeres tengan una posición de desventaja y subordinación.

Hay mucho talento femenino y no se da el reconocimiento  como es merecido; porque se vive en una lógica heteropatriarcal y en general las promotoras o quienes se dedican a la promoción de distintas expresiones culturales, la tienen más difícil que los varones.

Desde su punto de vista, muchas mujeres que se dedican a la cultura no están en la posición de independencia que les permita hacer lo mismo que el hombre. Además de ser mujeres hay otros factores que dificultan más su labor:

“Si eres una mujer la tienes difícil; si eres una mujer indígena la tienes aún más difícil. Pero si eres una mujer indígena y lesbiana, te va a costar muchísimo más trabajo el reconocimiento social, que tu voz sea escuchada y tomada en cuenta,”dijo.

Hay carencia en las políticas culturales del país. Es por ello que tomando en cuenta su relevancia, no se puede dejar en manos del Estado, pues las culturas son mucho más complejas que las artes liberales o que los espectáculos y el turismo.

“Falta de equidad entre los géneros”

Hay que repensar cuando se habla de cultura, partiendo de la idea de que ella está relacionada con todo lo que hace el hombre y no está ligada necesariamente a las instituciones.

Para la gestora cultural, Rosa Borrás se necesita reflexionar sobre los roles que se ejercen en la cotidianidad, una circunstancia en la que tienen injerencia tanto los hombres como las mujeres.

Tenemos que hacer las cosas de manera muy consciente. A nivel de individuos que formamos parte de una comunidad es estar pensando todo el tiempo cómo estamos actuando en relación al otro.

“La cultura se expresa de formas muy variables y, la posición de la mujer en la cultura en el estado de Puebla, se expresa igualmente de modo diverso, pues tiene que ver con circunstancias y contextos como la región y las condiciones específicas de cada mujer.”

Lo que sí, es que las obligaciones de la vida cotidiana de las mujeres en ocasiones impiden su desarrollo artístico y/o cultural. Muestra clara de que hace falta equidad entre los géneros en aspectos como políticas estatales y que se declare la alerta de género y que se hable más sobre la violencia que se ejerce  a las mujeres.”

Conmemorar es absolutamente pertinente “porque sirve para pensar cuál es el papel de la mujer hoy en día y en Puebla no se trata de celebrar, es un día  para reflexionar lo que nos falta todavía.

“La lucha diaria es visibilizar agresiones”

A pesar de que hay muchas mujeres trabajando y luchando por un mundo mejor, institucionalmente no existe un avance en políticas equitativas, ni se hace visible el trabajo femenino, a decir de la activista Itzel Sánchez, quien ha hecho un arduo trabajo de gestión en la ciudad en pro del derecho e igualdades entre géneros, para generar nuevas formas de hacer cultura.

Las políticas públicas que se están generando no tienen una reflexión acerca de la violencia de género: “Creo que la cultura en Puebla sigue siendo muy masculina, y se le sigue dando mayor énfasis a toda la creación masculina siendo que las mujeres estamos generando narrativas diferentes y emancipadoras.”

Aún hoy se intenta que la voz femenina sea opacada o se vea relacionada siempre con algo masculino. Y que en torno a ella “siempre haya comentarios de discriminación por parte de instituciones y de compañeros.”

“Como  mujeres estamos creciendo y nos estamos organizando; sin embargo, a pesar de todo. Las instituciones y algunos compañeros del medio se niegan a cuestionarse y reflexionar acerca de su machismo y patriarcado. No hacen falta estos reconocimientos institucionales ni estatales para continuar en pie de lucha, ya que son las mismas mujeres quienes se encargan de generar dicho reconocimiento.”

Desde esta óptica, es importante una conmemoración a la mujer, porque hace visible todo lo que intentan hacer muchas mujeres a nivel local o estatal; aun así resalta que la lucha principal es la que se hace en la cotidianidad.

“La lucha diaria es visibilizar la violencia que sufrimos y generar nuevas narrativas, voces alternativas que ya estamos haciendo y pensamientos subversivos. La lucha ha sido de muchas compañeras que estamos al par creando, intentándolo y que ojalá al final del día podamos decir: Hemos logrado cosas chidas.”