Estado, desobligado con la niñez