22 mayo 2019
El Popular

Picando piedra

Y los invisibles seguirán siendo invisibles

Por Camilo Estrada Luviano. / febrero . 13, 2019.

La cuarta transformación es sólo eso: una transformación en el actuar del gobierno, no un cambio radical en las relaciones de producción en la sociedad. Todo seguirá igual… sólo cambiarán unas pocas, muy pocas cosas; en lo substancial seguiríamos igual, pero sin corrupción visible en el aparato gubernamental y en él absoluta (¿absoluta?) transparencia.

¡Sólo eso! Y sin embargo esto ocasionará grandes movimientos, porque el aparato gubernamental es sólo la más visible y poderosa parte de todo el Estado y éste seguirá sin cambio alguno, pero éste será distinto a lo que se venía haciendo. Se harán cambios para que el beneficio de la economía no sólo sea para una pandilla, sino que estos sean para una mayor parte, no para todos, sino para una mayor parte de la población.

Los excluidos-excluidos, los invisibles, seguirán siendo eso, pero en el resto de la población, en cerca de una tercera parte de ella SÍ sucederán cambios, porque el gobierno ya no será el mismo. Lo que no podrá hacer el nuevo gobierno es convertir a esos invisibles en visibles, porque para eso se tendrían que llevar a cabo cambios que sí cimbrarían todo el sistema y eso no es lo que se plantea la cuarta transformación.

Únicamente se tiene que terminar la corrupción, pero la corrupción en todas y cada una de las dependencias del gobierno y sus acciones deben ser transparentes, deben ser de “dominio público”; que de ellas se sepa todo, que las conozcan todos… si es que pueden, si tienen los recursos para saber de ellas, porque el gobierno tiene las limitaciones propias, que le impone el capitalismo.

Vivimos en el capitalismo y el desarrollo de éste, sin los escollos que tenía, es el objetivo del nuevo gobierno; es el capitalismo, en donde lo que se busca es la ganancia y no la satisfacción de las necesidades de la gente, el que debe desarrollarse, al que hay que librar de las trabas que le imponían los saqueadores de los gobiernos anteriores, pero el capitalismo no es una palabra vacía, sino determinadas relaciones de producción en un determinado territorio y en este territorio existe toda una historia.

Y esa historia es la que debe ser tomada en cuenta, porque la historia es el devenir del hombre y no del capital y los hombres son los que forman a la sociedad, en donde se establecen determinadas relaciones de producción, las cuales aquí se han venido desarrollando desde el inicio de la Nueva España, es decir, desde que empezó la conquista de esto que ahora llamamos México.

La historia de todos los mexicanos no es la historia del capitalismo; éste es el modo de producción dominante en todo este territorio que es nuestro país y el gobierno representa a la clase social dominante en él y ésta es lo que llamamos “iniciativa privada” que lo que persigue es la ganancia, y el gobierno tiene que garantizársela, y lo hará aunque se opongan los que dejarán de seguir disponiendo de lo que es de todos.

Pero esos que eran la “la mafia en el poder” siguen teniendo el poder, mas no el gobierno, éste ahora ya no está en sus manos, pero el poder sí y con él todos los recursos económicos de que disponía y sigue disponiendo, lo que les da grandes posibilidades de movilizar mucha gente, dentro y fuera del gobierno, porque la cauda de los negocios de la corrupción es muy grande, alcanzaba para muchos, pero no tantos en comparación con la población toda.

La 4T ha empezado, pero la jauría cuando tiene hambre ataca lo que sea, y el haber tocado los grandes intereses provocará la reacción furibunda de los “machuchones” y sus apanicados y manejados, aunque los invisibles seguirán siendo invisibles.

 

caesluvi@gmail.com

Te puede interesar