20 julio 2019
El Popular

Alquimia de poder

Frenar el cisma en Morena

Por Ruby SORIANO. / febrero . 11, 2019.

Las próximas semanas serán una verdadera hoguera política para Puebla donde una vez establecidos los tiempos políticos, la elección para la gubernatura está más que cantada a favor de Morena.

En la víspera de vivir estos tiempos políticos “sui generis” donde tendremos que regresar a las urnas, los ciudadanos lo haremos para cumplir con el mero trámite pues es una realidad que el tsunami guinda es imparable.

La prueba de fuego para los militantes del partido del Presidente, no está en la campaña o en el mismísimo Día D, se halla en la interna que habrán de disputar quienes aspiran a obtener la candidatura morenista.

Más allá de la grilla de las recientes semanas donde hemos visto los típicos pronunciamientos al estilo de las “bufaladas” priistas con organizaciones patito que han hecho públicos sus apoyos, debemos centrar la atención en lo que vendrá.

La unidad morenista en Puebla se encuentra resquebrajada y urge las llamadas operaciones cicatriz para detener las vendettas que se antojan imparables en un escenario donde la batalla será de morenistas vs morenistas.

Hoy diferentes voces de la militancia del partido guinda, urgen señales de democracia interna, las que deben estar exentas de dedazos o señales divinas que puedan dictar líneas “salomónicas” que sólo provocarían fisuras y nuevos cismas.

El proceso interno de selección de candidato será clave y estará en el ojo del reflector para evidenciar el verdadero tamaño de la democracia en el partido que hoy gobierna el país.

La realización de una medición entre los aspirantes a la candidatura deberá estar precedida por la garantía de imparcialidad y evitar el cuchareo que puede inclinar la balanza hacia la cargada barbosista que quedaría exhibida como lo que hoy se le señala: Un grupo ávido de control y poderío caciquil.

La elección extraordinaria en Puebla exige reflejar si los correligionarios del Presidente Andrés Manuel López Obrador están a la altura de llevar al cabo un proceso con garantías democráticas internas que nulifique los riesgos de dedazos e imposiciones.

Ante esta polarización en Morena y con los riesgos de una gran ruptura interna, no es tan descabellado optar por la Tercera Vía que tenga un perfil imparcial y ciudadano, que permita abrir el abanico de opciones.

Asimismo, se tiene que diluir la llamada figura del “Gran Elector” que recae en el líder moral del morenismo, algo que se antoja como un reto pero que iría con la congruencia de romper con las viejas formas de los partidos hegemónicos.

Lo que es indiscutible es que quien obtenga la candidatura, gobernará Puebla.

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Te puede interesar