18 julio 2019
El Popular

De frente y de perfil

Error de cálculo

Por Ramón ZURITA SAHAGÚN. / enero . 22, 2019.

Los panistas en Puebla, jugaron mal y salieron perdiendo, la gubernatura ganada a sangre y fuego en las urnas les fue arrebatada sin mayores problemas.

Resquebrajada su estructura, les será difícil recuperar la plaza en las elecciones extraordinarias de mediados de año, sobretodo si no encuentran un candidato competitivo.

La dura lucha por el control del partido y de la posición en disputa los llevó a presentarse con dos frentes como alternativa para el gobierno interino de cinco meses, sin que ninguna de las dos fuese considerada por el Congreso local.

De un lado, el partido como tal, presentando la candidatura de Jesús Rodríguez Almeida y por el otro el ex gobernador Tony Gali, alentando la del diputado local con licencia Gerardo Islas.

Resulta curioso que nadie recordara el episodio de Ana Teresa Aranda, por lo que en ninguno de los lados se pusiese a consideración los impedimentos de uno y otro para asumir el cargo. Rodríguez Almeida fue impulsado desde la dirigencia nacional, con el aval del diputado Marcelo García Almaguer, quien como oriundo de Monterrey, no recordó que es necesario contar con una residencia de cinco años u oriundez para competir por el gobierno estatal. Islas sí reunía esos requisitos, pero no solicitó licencia a su curul con el tiempo suficiente para ello.

De esa forma, el escenario quedó listo para que Guillermo Pacheco Pulido pudiese consensuar el respaldo suficiente para asumir el interinato de un gobierno al que aspiró desde una candidatura que nunca cuajó en 1986, ni tampoco en 2004.

Eso sí, a los 85 años se concretó su aspiración y con el apoyo de un orquestador ex gobernador de Puebla, converso hoy de MORENA, los priistas obtuvieron un gobierno con el que no soñaban.

Sin embargo, los priistas no están considerados como opción para los comicios extraordinarios, donde la lucha se centra entre MORENA y el PAN, si es que llegan a un acuerdo los grupos enfrentados.

El liderazgo del partido en el estado dejado acéfalo por la muerte de Rafael Moreno Valle y su esposa, Martha Erika Alonso se fragmentó en varios grupos, los más poderosos el que alienta la candidatura de Luis Banck y el del ex gobernador Tony Gali que respalda la de Gerardo Islas, con el inconveniente de que no es militante de Acción Nacional, sino de Nueva Alianza. Un tercero en discordia es Eduardo Rivera, ex alcalde de Puebla y candidato derrotado en su intento de ser nuevamente alcalde.

2.-La disputa por el interinato en Puebla llevó a que varios políticos de trayectoria se alistaran dentro  los probables candidatos al interinato en Puebla. Ricardo Villa Escalera y Antonio Tenorio Adame, fueron junto con Pacheco Pulido el trío de gran experiencia parte de los más de 40 aspirantes. Uno priista (el ganador), otro panista y el tercero de izquierda. También se anotó Enrique Cárdenas Sánchez, ex Rector de la Universidad de Las Américas y candidato independiente al gobierno poblano el año pasado.

 

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Te puede interesar