17 febrero 2019
El Popular

Bregando

El orden de los faroles no altera la luz

Por Jaime OAXACA. / enero . 15, 2019.

¿Cuál será el objetivo primordial de una empresa cuando organiza una corrida de toros?

¿Ganar dinero, conservar la tradición taurina, apoyar a la tauromaquia, poner a torear a sus amigos?

Francamente el objetivo de cualquier negocio es ganar dinero, es algo natural, la lana es el oxígeno de una empresa, los planes y estrategia de cada empresario serán diferentes pero la finalidad es la misma.

De Los empresarios de la plaza México se desconoce qué objetivo tengan, ¿les gustará ver el tendido vacío?

¿Les dolerá el bolsillo, se les estrujará el corazón de ver que la gente no asiste a la plaza, sentirán amor por la tauromaquia, les dará compasión ver que no hay suficiente derrama económica para la gente que gana dinero del toro?

Los actuales empresarios del coso más grande del mundo son ganaderos, supuestamente gente que ama los toros, los asesores y gerentes son matadores de toros. ¿Entonces qué diablos pasa?

Pareciera que dicha empresa está asesorada por enemigos de la fiesta.

¿Acaso se sentirán frustrados de ver que alejan a la gente de la plaza? Pareciera que la finalidad es echar al público del tendido poco a poco, como si algo estuvieran cocinando a fuego lento. Causa temor que uno de estos días nos despertemos con la noticia: el arquitecto Sordo derrumbará la plaza México, donde mueren las ilusiones, se construirá un elegante y funcional centro comercial que generará cientos de empleos.

Si esos no son los planes, entonces hagan que la gente regrese al tendido.

No hay que buscarles las ubres a las lombrices, la forma de hacer toreros es repetir al que triunfe, ponerlo tarde tras tarde, así se hicieron las figuras. Pero cuando se cierra las puertas la misma empresa, no puede repetir toreros.

Por si fuera poco, dieron a conocer los próximos cuatro carteles unas horas antes de la corrida del pasado domingo, sin esperar el resultado de ésta.

Sorpresa, surgió un diestro que alzó la mano para decir: acá estoy.

Gerardo Adame se jugó la vida sin cuentos, cuando el cielo desparramaba litros de agua en grandes cantidades, el ruedo era un lodazal, el toro se resbalaba, pero nada impedía al joven hidrocálido, alternativado hace ocho años, ligar tandas, realizar una faena auténtica, sin aspavientos, sin poses, a un gran toro de San Mateo. Por cierto, a su primero lo bregó toreramente.

Si a Adame lo repitieran la semana próxima, seguramente no se llenaría el tendido, pero habría expectación por verlo, al menos habría la posibilidad de que la gente quiera ver un diestro que se jugó la vida la semana anterior y si triunfa otra vez.

Sí, ya sé, probablemente lo pongan en la corrida que llaman de la oreja de oro. En lugar de que ese festejo sea un premio de consolación para algunos toreros mexicanos, debería ser una corrida de triunfadores de todo el serial. La Asociación de Matadores tendría que obligar a torear gratuitamente a Ponce, Ferrera, Castella, Roca Rey, Hermoso de Mendoza, Ventura, etc., generar dinero para las arcas de la agrupación mexicana, pero cláusulas con esas condiciones ni remotamente se anotan en los contratos. Los descendientes de Cortés nos siguen poniendo el pie en el cuello.

Regresando con Adame, repetirá, si es que lo ponen nuevamente, hasta dentro de un mes, para entonces ya se habrá enfriado (y secado) el ambiente. Así es el sistema mexicano encabezado por las empresas pulpo.

Llama la atención de los carteles que la empresa dio a conocer, el desinterés de los responsables de no revisar lo que publican. No es culpa de los diseñadores, ellos no tienen obligación de saber las fechas de los doctorados.

Alguien que sabe debería verificar el orden de antigüedad de las alternativas. Pero si no se respeta el orden en algunas corridas, qué más da que en los carteles pasados anunciaran a Jerónimo antes que a Ferrera, que en los próximos figure Roca Rey antes que Joselito Adame y El Calita; que el otro Adame, Luis David, esté antes que Sergio Flores. Ya lo dice un axioma matemático: el orden de los faroles no altera la luz.

Te puede interesar