26 marzo 2019
El Popular

Tómelo con calma

Futuro incierto de los medios públicos

Por Fernando MORA. / enero . 12, 2019.

Un duro golpe recibieron los medios públicos con la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019: uno de los sectores con mayores recortes a lo largo de los últimos años han sido los medios del Estado mexicano.

Notimex, la agencia de noticias del Estado mexicano, pese a su “autonomía”, a lo largo de la última década ha visto disminuidos sus presupuestos anuales, y pese a cumplir un papel relevante en la comunicación nacional, ha tenido que reducir sus plantillas de personal, y dejar en el camino su crecimiento en plataformas digitales y producción audiovisual. La televisión y la radio (Canal Once, Canal 22, Televisión Educativa, TV UNAM, el Instituto Mexicano de la Radio, y Radio Educación) han visto frenado su desarrollo y crecimiento en plataformas digitales y limitada su capacidad de producción, ante constantes ajustes al presupuesto. Los esquemas de contratación por honorarios en la mayor parte de sus plantillas fueron limitando la producción de nuevos contenidos, así como su incursión en plataformas digitales. Ya no hablemos del retraso en procesos de modernización tecnológica, y mucho menos de la necesidad de rescatar acervos históricos y contenidos que no han sido digitalizados y corren el riesgo de perderse.

Caso aparte merece el Sistema Público de Radiodifusión, que desde su creación como Organismo Promotor de Medios Audiovisuales y su transformación con “independencia” a partir de la Reforma Estructural en materia de Telecomunicaciones, nunca ha tenido definido un presupuesto propio que le permita asumir el papel de organismo concentrador de medios públicos, o cabeza de sector.

Así las cosas y tras la gran incertidumbre que hay sobre el futuro de los medios públicos, una vez que se eliminó la idea de que fuera la Secretaría de Gobernación la responsable de la producción audiovisual y manejo de medios, al aprobarse el Presupuesto de Egresos para el ejercicio 2019 de nueva cuenta los medios públicos recibieron un recorte que los lleva al límite de su continuidad.

Si bien no deben competir con los canales concesionados de televisión, o las estaciones de radio han sido empleados por grupos de productores “independientes” como negocios personales; se ha carecido de una línea editorial definida, y del trabajo conjunto para lograr producciones de alta calidad, a bajo costo.

No podemos dejar de referirnos al Canal del Congreso, que lejos de cumplir con el objetivo de ser herramienta de vinculación entre el Legislativo y la sociedad, ha logrado mediante largas transmisiones tediosas y poco creativas acrecentar el rechazo de la sociedad a sus legisladores. El Canal del Congreso de la Unión ha desvinculado a los representantes populares de sus representados.

En fin, es un tema que nos llevará a seguir analizando el papel que deben jugar los medios del Estado para lograr la adecuada vinculación con sus audiencias y su consolidación en lo que puede ser la transformación de la República.

Tómelo con atención. A lo largo del último mes no hemos dejado de escuchar sobre recortes de personal a todos los niveles en distintas áreas de la administración pública. Manifestaciones a diario de servidores públicos de la presidencia de la República, el SAT, el ISSSTE, y otras entidades nos llevan a calcular despidos de entre 20 y 30 por ciento de la burocracia, lo que ya se traduce en desempleo y una baja considerable en el desarrollo y crecimiento nacional.

El recorte no planeado de servicios médicos privados, y otras prestaciones llevará en los próximos meses al colapso de los servicios de salud; ya que además de ahora recibir a mandos medios y superiores de los poderes Ejecutivo, Legislativo, y Judicial, con la desaparición del Seguro Popular recibirán otro importante incremento de derechohabientes. Así el panorama, los servicios del IMSS, ISSSTE, y de los Institutos del Sector Salud que ya se observaban rebasados, llegarán a una etapa de incapacidad.

Tómelo con Interés. A cinco semanas del inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador se observan las primeras investigaciones serias sobre el mal uso de recursos públicos en el gobierno de Enrique Peña Nieto y se señalan ya los desvíos y nula transparencia en la contratación de campañas de publicidad e imagen.

Las investigaciones están dirigidas ya a lo que fue la Subsecretaría de Normatividad de la Comunicación de la Secretaría de Gobernación, así como hacia las direcciones generales de Comunicación Social de las Secretarías de Desarrollo Social, Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Estafa Maestra), Salud, Comunicaciones y Transportes (NAICM), Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad.

Durante la administración de Peña Nieto siempre se señaló el incumplimiento a los compromisos de equidad publicitaria y transparencia en la contratación de medios de comunicación; por lo que no debe sorprendernos que muy pronto se tengan avances en las auditorías que ya han iniciado, y que en muchos casos forman parte de señalamientos de la Auditoría Superior de la Federación, en los ejercicios fiscales contemplados entre 2013 y 2016.

 

@Fernando_MoraG

* Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana.

* Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Te puede interesar