19 julio 2019
El Popular

La Brecha

La verificación del producto

Por Eduardo GÓMEZ GÓMEZ. / enero . 07, 2019.

La verificación de la producción es un proceso que tiende a ser determinante en las organizaciones.

Pese a que parece obvio suponer que, si uno se propuso hacer algo, invirtió lo necesario en materiales y en personal para hacerlo y se aseguró de proporcionar el resto de los recursos en instalaciones y materias auxiliares, el resultado “debería” ser correcto, no necesariamente es frecuente que ocurra.

Hay una gran distancia entre los “deber ser” y los “ser”, y peculiarmente los “deber ser” no “son” necesariamente. Lo peculiar del tema es que hay personas que se aturden con este hecho, y la comprensión se ausenta de ellos cuando el “ser”, es decir: el resultado real o efectivo, es distinto del “deber ser”, es decir: el resultado esperado o planeado. Este aturdimiento tiende a convertirse en ceguera y, cuando es recurrente, puede hacerse muy explosivo, dado que la constante incapacidad para alcanzar determinados resultados puede tornarse en frustración y enojo, y esto puede llegar a extenderse si no se maneja con firmeza y claridad.

Es necesario insistir en el hecho de que cuando una expectativa no se parece a la realidad, lo que vale es la realidad. En su caso, hay que trabajar sobre la expectativa para hacerla realidad, pero la realidad “no puede estar equivocada”.

Existe una gran variedad de posibilidades sobre el por qué se presenta esta distancia o esta diferencia, aunque cada una de ellas tiene la misma causa: se hicieron cosas distintas a las necesarias para obtener el resultado. También puede expresarse como: no se hizo lo necesario para obtener el resultado.

Y este fenómeno, como hemos expresado en otras ocasiones, puede obedecer a que el plan era erróneo o a que no se siguió como estaba establecido.

Para determinar las causas aplicables, es necesario identificar las variaciones o las brechas entre el resultado esperado y el alcanzado. A veces es una sola, en otras ocasiones son varias. Unas veces se presentan unas, y en otras ocasiones se presentan otras.

Con base en estas identificaciones es posible evaluar tales diferencias y trabajar en los factores que las determinaron. Aunque todas las variaciones son determinantes, pues generan desviaciones o incumplimientos respecto a la expectativa, en ocasiones es necesario recurrir al impacto o frecuencia con la que se presenta cada incidencia.

Por tanto, en esta lógica, lo primero que se evalúa es el producto, comparándolo contra la especificación planeada o el requerimiento original. ¿Existen diferencias? ¿Cuáles son? ¿Qué efecto generan? ¿Cómo se generaron tales diferencias? ¿Cuáles son o pueden ser las causas que condujeron a esos resultados?

En ocasiones, aquí está la clave de todo el tema, y se requieren algunos ajustes para lograr el resultado.

Por ejemplo, puede haberse entendido erróneamente un punto de la especificación, o pudo haberse omitido uno de tales puntos al pasarlo desde el requerimiento original a la especificación. También puede haber falta de entrenamiento en las personas que están haciendo el trabajo, o bien puede darse el caso de que la especificación no estuvo disponible para consultarse o tomarse como guía para el trabajo, de tal forma que con algunas instrucciones verbales y “buena voluntad” del equipo de trabajo se pusieron manos a la obra.

Desafortunadamente, en los procesos productivos o de realización de productos y servicios la buena voluntad requiere basarse en la aplicación rigurosa y estricta de procedimientos orientados para lograr resultados definidos. De otra forma, tal buena voluntad puede convertirse en un obstáculo terrible para el proceso en general, pues cuando los resultados no se dan, tal actitud es atacada y vulnerada, generando incomodidad, malestar y eventualmente resentimientos. Y esto hace que el área pueda convertirse en un polvorín.

De tal forma, que cuando situaciones de este tipo se presentan, es necesario obtener evidencias y hacerlas públicas entre el equipo de trabajo para que se adopten las medidas necesarias para comprender las variaciones, sus causas y el papel que cada uno de ellos desempeña para eliminarlas o reducirlas, ¿te hace sentido?

En todo caso, aún hay otros aspectos que considerar, y lo haremos en el próximo artículo, ¿te parece?

eduardo.gomez@cleverspot.com.mx

Te puede interesar