18 enero 2019
El Popular

Acantilado

Moreno Valle-AMLO, la rivalidad que ya no fue (I)

Por Israel VELÁZQUEZ G.. / enero . 02, 2019.

Desde los tiempos en los que el expresidente Carlos Salinas de Gortari hacía gala de su poder e inteligencia para lograr lo que quería, no había en el escenario nacional un político tan maquiavélicamente inteligente como el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas: ambos o son idolatrados u odiados. No caben las medias tintas en los sentimientos y reacciones que generaron sus acciones como gobernantes, uno en el ámbito federal, el otro en el estatal.

La prematura muerte de Rafael Moreno Valle Rosas cortó de tajo una de las rivalidades políticas en ciernes y que más prometían en los próximos seis años; enfrente estaba Andrés Manuel López Obrador, el ahora presidente de México, cuyas diferencias con Salinas e incluso con el panista Diego Fernández de Cevallos fueron célebres. Los dos, pues, pesos completos y con oficio político.

Moreno Valle fue un pragmático que basaba la eficiencia de su operación político electoral en detectar las debilidades para inyectar dinero a quienes después podrían ayudarlo en su ascendente carrera política. Así se hizo de alianzas lo mismo en el Partido Revolucionario Institucional, en el que pasó al menos cinco lustros, que en el Partido Acción Nacional, Movimiento Ciudadano e incluso en el Partido de la Revolución Democrática al que en Puebla prácticamente desapareció. En todos los partidos que tocó hubo quienes le abrieron la puerta.

El poderoso senador tenía nexos sólidos en todo el país: en Sinaloa, por ejemplo, Adolfo Rojo Montoya, dirigente estatal del PAN, lo apoyó abiertamente durante el proceso interno para definir el candidato nacional a la Presidencia de la República; lo mismo pasó con Francisco García Cabeza de Vaca, a quien acompañó en su toma de protesta como gobernador de Tamaulipas en octubre de 2015 y quien fue uno de los apoyos incondicionales que tuvo Martha Erika Alonso Hidalgo durante el proceso electoral y después en el litigio que tuvo con Luis Miguel Barbosa Huerta, abanderado de Morena, para definir quién había ganado las elecciones del 1 de julio de 2018.

López Obrador, con quien Moreno Valle tenía serias diferencias en los métodos para llegar a sus objetivos, probó primero la capacidad del senador para retener, con su esposa Martha Erika Alonso como candidata, la gubernatura de Puebla, y luego conoció de su oficio jurídico cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la suspensión de los efectos de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos que pretende disminuir los sueldos de los altos funcionarios y fijar en 108 mil pesos el del Presidente de la República. Aceptó la Corte, a trámite, la acción de inconstitucionalidad presentada por senadores de la República; se sabe de sobra que aunque en la acción de inconstitucionalidad presentada el miércoles 5 de diciembre tuvo respaldo de los senadores Miguel Ángel Osorio Chong, Dante Delgado y Miguel Ángel Mancera, fue Moreno Valle el principal impulsor.

Hasta ahí, el segundo revés público del senador al presidente, quien en un video de fin de año, dijo que “no todo ha sido fácil, no todo ha sido felicidad. Ha habido problemas que han afectado y que duelen. No fue agradable el accidente en el que perdieron la vida la gobernadora de Puebla y su esposo y tres personas más. Son malas noticias (…) para alejar sospechas de todo tipo me comprometo a que se haga una investigación a fondo, independiente, ya están especialistas canadienses, estadounidenses, haciendo un dictamen para conocer las causas por las que se cayó el helicóptero y que padeció este accidente”.

Las reacciones del presidente ante las acciones de quien se perfilaba como un rival de respeto sólo son comparables con aquellas que se le conocieron cuando mantenía vigente a Carlos Salinas de Gortari como su innombrable.

La animadversión venía desde 2015, cuando López Obrador, entonces presidente del Consejo Nacional de Morena, acudió a la CNDH a interponer una queja contra Moreno Valle por las reiteradas violaciones a los derechos humanos, represión, persecución y encarcelamiento. La queja contenida en 18 hojas fue recibida el 10 de febrero por la Oficialía de Parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

israelvelazquez@gmail.com

@IsraelV_mx

*Director Editorial El Popular, diario imparcial de Puebla

Te puede interesar