24 marzo 2019
El Popular

La causa y lo causado

Los ingresos y los egresos 2019

Por Miguel Barbosa Huerta. / diciembre . 21, 2018.

Los ojos de los inversionistas nacionales e internacionales estaban fijos en el Paquete Económico del nuevo Gobierno. Después de la cancelación del aeropuerto de Texcoco y la iniciativa de eliminación de comisiones bancarias, existía cierto nerviosismo. La incertidumbre rondaba en los pasillos de las casas de bolsas y bancos. El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador cumplió su palabra, presentó un Paquete Económico que combina dos variables: austeridad y disciplina fiscal.

Los inversionistas reaccionaron positivamente a la propuesta del Presidente. Fue corregido el error inicial por el cual se pretendía disminuir recursos a cultura y a instituciones públicas de educación superior, como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Además, estas instituciones se sumaron a los esfuerzos de austeridad. Tanto el Rector de la UNAM, como el Director General del IPN, anunciaron que se disminuirán sus salarios.

En lo correspondiente a ingresos, en 2019 no se pagarán ni más, ni nuevos impuestos. No habrá gasolinazos, porque los costos de los combustibles y del gas no aumentarán en términos reales; es decir, sólo incrementarán sus precios de acuerdo a la inflación. No se gastará más de lo que se produce. Hay un superávit primario del uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); es decir, no se pedirá prestado de más, ni se utilizarán los créditos que tienen disponibles. Hacienda calculó una paridad promedio de veinte pesos por dólar. Cuando se escriben estas líneas, la paridad del dólar está ligeramente por debajo de los 20 pesos por la divisa estadounidense. Una inflación de 3.4 por ciento de acuerdo a estimaciones del Banco de México y un promedio de 55 dólares por barril de petróleo, así como un crecimiento del PIB del 2 por ciento.

Por primera, ocasión en más de treinta años, el salario mínimo tiene un aumento real, lo cual es una buena noticia para todos los trabajadores.

Se acabaron los moches. En el Presupuesto de 2019 no habrá ni un peso para esta terrible práctica de corrupción, clientelismo y desvío de recursos. Los moches habían pervertido la vida de la Cámara de Diputados y fomentado la corrupción en todas las regiones del país. Se terminaron los diputados gestores de recursos o que “bajan” recursos. Los recursos de los 25 programas prioritarios llegarán a los beneficiarios sin intermediarios. De la misma manera, el Ramo 23 prácticamente desapareció.

Las pensiones a los ex presidentes terminaron, lo mismo que los altos salarios de los servidores públicos, el derroche y los dispendios. Se acabó la burocracia dorada. Todas las dependencias del Gobierno Federal, la Cámara de Diputados, el Senado de la República, el Poder Judicial y demás dependencias disminuyen su presupuesto. La austeridad va en serio, no se trata de un discurso, sino una nueva actitud en el servicio público.

En términos generales, se destinan mayores recursos a salud, educación, trabajo, campo, turismo, seguridad social; así como transferencias a estados y municipios. Se trata del presupuesto con mayor sentido social desde la transición a la democracia en México. La Cuarta Transformación va.

 

TWITTER: @MBarbosaMx

Te puede interesar