23 julio 2019
El Popular

Bregando

¿Y el toro apá?

Por Jaime OAXACA. / diciembre . 11, 2018.

Hasta el pasado domingo en la noche, muy noche, la empresa de la plaza México dio a conocer el cartel completo del festejo del próximo miércoles 12, la famosa corrida guadalupana. Ante la falta de información las especulaciones y bromas estuvieron a la orden del día.

Es cierto que actúan toreros, importantes pero si en este asunto que se llama fiesta de toros éstos no se mencionan, es como si no informaran.

Los empresarios que encabezan la organización de la plaza más grande del mundo son Alberto Bailleres y Javier Sordo, ambos ganaderos, un motivo más para darle prioridad al toro. Lo que hagan sus subordinados -o no hagan- repercute en la cabeza, son los que se llevan el prestigio o la vergüenza.

La empresa está en su tercer año y no da señales de mejorar lo que sucedía con anterioridad, muestran nula imaginación para organizar una temporada que llame la atención de la gente, Insisten en armar los carteles como si de una feria se tratara y esa es la mejor fórmula de matar el interés de los aficionados.

Los empresarios actuales han hecho cambios pero no en lo sustancial. El cáncer no se cura con un mejoral.

El cáncer de la fiesta es la ausencia del toro, la escasez de la bravura y desinterés del público por la falta de emoción, la indiferencia a la materia prima.

Los únicos cambios que hizo la actual administración fue sustituir los asientos de las barreras y poner bares a la entrada de la plaza, qué bien, pero con eso no resolvieron algo relevante.

¿Y el toro? ¿Y los tendidos vacíos?

No está en su lista de prioridades.

Desde noviembre de 2016 a la fecha sólo han llenado la plaza una vez, fue en la guadalupana del año pasado. ¿Esa es su meta?, llenar la plaza una vez al año. Aquella vez recurrieron al chantaje moral. Pregonaron amor a México, cariño y afecto a los damnificados del sismo de aquel septiembre, convencieron sacudiendo la mexicanidad.

Aquel año tampoco se supo de la procedencia de los toros hasta la mera hora, no se respetó el orden de antigüedad de los toreros actuantes, pero todo aquel que lo criticara atentaba contra México y nuestros hermanos en desgracia.

A la fecha no ha mejorado la asistencia al coso más grande del mundo, siguen predominando las malas entradas. No han realizado alguna actividad diferente a lo que hacía la empresa anterior. Mismas acciones, mismos resultados.

Total, el punto es que La empresa no quiere darle prioridad al toro. No se permite ver los encierros, la empresa ni siquiera publica las imágenes, nadie les exige. Es cierto que al grueso de los asistentes no les interesa el origen del ganado, pero a los aficionados, sí. Los grupos taurinos se hacen de la vista gorda, prefieren callar.

Juan García Lastra, el encargado de la Comisión Taurina, es quien debería exigir a la empresa, pero es evidente que no cumple con su obligación.

El pasado domingo en la noche, en el face de la plaza México, publicaron el siguiente comunicado:

“Tauro Plaza México ha definido las ganaderías de las que procederán los toros a lidiarse este próximo miércoles 12 de diciembre en la Corrida Guadalupana. Los toros serán de Jaral de Peñas, Villa Carmela, Xajay, Teófilo Gómez, Barralva, Santa Bárbara, Los Encinos y Campo Hermoso”.

¿De verdad definieron las ganaderías dos días antes de la corrida?

Las imágenes, por supuesto brillan por su ausencia. Nadie verá los cornúpetas hasta que salgan al ruedo. Se dice que no habrá sorteo, que ya todo está escogido.

Los aficionados compran sus boletos a la buena de Dios, a ver qué sucede. Con angustia se preguntan ¿y el toro apá?

Te puede interesar