19 junio 2019
El Popular

Tu Voz

Democracia: proceso y meta del PRI

Por Pablo Fernández del Campo. / noviembre . 29, 2018.

La democracia es una forma de gobierno en la que el poder es ejercido por el pueblo mediante mecanismos legítimos de participación en la toma de decisiones políticas. El mecanismo fundamental de participación de la ciudadanía es el sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, a través del cual elige a sus dirigentes o representantes para un periodo determinado.

El sistema democrático se basa en la voluntad libremente expresada por el pueblo y está estrechamente vinculada al ejercicio de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Dicho de otra manera, la democracia y la gobernanza democrática significan que los derechos humanos y las libertades fundamentales son respetadas, promovidas y se cumplen, permitiendo que las personas vivan con dignidad.

Los individuos participan en las decisiones que afectan a sus vidas y pueden exigir cuentas a quienes las toman, con base en normas inclusivas y justas, instituciones y prácticas que gobiernan las interacciones sociales.

El gobierno democrático fomenta políticas sociales y económicas que atienden a las necesidades y aspiraciones de la gente, que se orientan a erradicar la pobreza y a ampliar las oportunidades que las personas tienen en sus vidas y que respetan las necesidades de futuras generaciones.

La gobernanza democrática es el proceso de crear y mantener un entorno para acuerdos y procesos políticos inclusivos que responden a los intereses ciudadanos.

El ideal de democracia es reconocido mundialmente y, en términos históricos, los partidos políticos tienen una reciente vinculación íntima con la democracia, a grado tal que hoy no se concibe ésta sin la existencia y la actuación de los partidos políticos.

Con respecto del PRI, la democracia interna es uno sus de los valores básicos. Para calibrar la democracia interna es preciso considerar al menos cuatro elementos: el nivel de respeto y garantía de los derechos fundamentales dentro del partido; la organización y los procedimientos internos. Lo indispensable en este ámbito consiste en que la voluntad se forme de abajo hacia arriba y nunca en sentido inverso.

Sobre la democracia externa, el PRI hace posible o viables las decisiones mayoritarias e impiden excluir de los derechos a las minorías, permiten el consenso, pero también el disenso y, por tanto, la tolerancia y el libre debate de ideas, programas políticos y leyes.

En conclusión, la democracia tanto externa como interna suministra un medio para la protección y el ejercicio efectivo de los derechos humanos.

La democracia es tanto un proceso como una meta, y sólo con la plena participación y el apoyo de los órganos nacionales de gobierno, la sociedad civil y los individuos puede el ideal de democracia tornarse en realidad para ser disfrutado por todos, en todos lados.

*Diputado Local de la LIX Legislatura

@pabloporpuebla

fernandezdelcampo@hotmail.com

Te puede interesar