26 junio 2019
El Popular

Memorial Perpetuo

Flores, la búsqueda de la verdad a través del cuerpo

Por José Rogelio HERNÁNDEZ. / noviembre . 22, 2018.

Flores (Joaquín Mortiz, 2001) del escritor mexicano Mario Bellatin, es una novela que sale de las convenciones estructurales que rigen o determinan la forma de este género. Flores es un trabajo valiente y osado a través del cual el autor hace una profunda reflexión sobre el hombre y todos los fantasmas que rodean las bajas pasiones mismas que son siempre cuestionadas y censuradas por la moral.

Desde el principio de la novela, el escritor nos informa sobre la característica de la génesis de su novela, pues nos dice que: “Existe una antigua técnica sumeria (…) que permite la construcción de complicadas estructuras narrativas basándose sólo en la suma de determinados objetos que juntos conforman un todo”.

A través de esta obra, que por capítulo lleva el nombre de una flor, Mario Bellatin nos narra las consecuencias de la implementación de un medicamento que llevó a la desgracia a miles de recién nacidos, pues esta sustancia les generó malformaciones. Es la desgracia que sobreviene antes de la vida misma.

Mediante un hábil juego entrelazado de historias que se conectan por sucesos o casualidades, el escritor mexicano nos va dejando claves, señales y personajes que van alternando sus vicisitudes y reflexiones a través de la novela, por lo que el lector tiene la posibilidad de descubrir en los relatos una visión completa de lo que sucede alrededor de las historias que se conectan entre sí y todas las cuestiones que acaecen para finalmente crear esos espacios de cuestionamiento a la vida humana que necesariamente va siempre acompañada de la moral.

La novela nos narra la historia del científico Olaf Zumfelde, quien descubre que una serie de malformaciones en niños de todo el mundo se debió a un fármaco. A este médico lo asiste la señora Henriette Wolf, quien ayuda a la investigación. Relacionado con estos personajes y el suceso que marca la novela, están los gemelos Kuhn, adoptados por Alba la Poeta, personajes entorno a los cuales suceden vicisitudes existenciales, calamidades con las que tendrán que ir interpretando la vida.

La novela es el pretexto para que Mario Bellatin reflexione acerca de las necesidades del hombre que son apabulladas por la moralidad, pero que no son más que conexiones con la parte más natural del ser. Descubrimos la obsesión, con personajes como el escritor o el Amante Otoñal, quien desvela una serie de tristezas y confusiones al querer desatar sus necesidades físicas, a través de su relación con ancianos, aunque sabe, de antemano, que éstas son oscuras y por lo tanto, cuestionables, según lo que dicta la moral. 

Asimismo, la novela mantiene un estrecho vínculo con lo religioso, pues a través de esto dialoga sobre las cuestiones éticas y el actuar del hombre ante esto, siendo la religión un manto que cubre las pasiones del hombre, las necesidades corpóreas que nos hacen vivir y experimentar una serie de sensaciones que predisponen al ser humano a un estado éxtasis; después, como siempre, viene el sopor moral, y para ello se entra a la mezquita por cualquier entrada.

En flores encontramos, también, la falta de partes del cuerpo como metáfora, la cuestionable forma de ser de la sociedad, así como el egoísmo, característico del hombre.  La necedad de querer una vida de luz cuando en el interior sólo hay oscuridad. Pero esto lo dictamina el mundo, así se crece, llenos de ataduras y complejos. Es la necedad del ser por vivir en la divinidad que se vuelve estúpido e incapaz de reflexionar sobre sí mismo y sobre el mundo; no es la necesidad de vivir la divinidad, sino la obsesión, una singularidad del hombre: la enajenación.

Entre cuerpos incompletos, Flores se vuelve un rompecabezas que el lector tiene que ir uniendo para poder encontrar en él una respuesta a los cuestionamientos que se plasman en la novela; es un intento por llevar al lector a un juego literario para mantener una constante reflexión entre lo presente y lo pasado, y para cuestionarse sobre las más profundas necesidades humanas, siempre humilladas y cuestionadas por el mismo hombre.

Te puede interesar