26 marzo 2019
El Popular

La corte de los milagros

Malos entendidos entre Tony Gali y Martha Erika

Por Rodolfo RUIZ. / octubre . 31, 2018.

Aunque el gobernador José Antonio Gali Fayad ha dado las mayores facilidades al equipo de la gobernadora electa Martha Erika Alonso Hidalgo para agilizar la transición, aun cuando a ciencia cierta no se sabe qué resolverá el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre los impugnados comicios del 1 de julio, las cosas entre ambos no marchan bien.

Hay recelo y mutua desconfianza.

Los que van de salida creen que los Moreno Valle han sido poco respetuosos con la investidura del mandatario saliente, al minimizarlo o darle trato de gerente o administrador del estado, pero no de gobernador constitucional.

Y los que pretenden llegar perciben a Gali Fayad como un gobernante que hizo poco por el triunfo de Martha Erika Alonso y garantizar la continuidad del grupo morenovallista, sin percatarse que éstos tampoco le dieron incentivos para mantenerse en él o para convertirse en su principal operador.

Las consecuencias de estos malentendidos saltan a la vista:

Un gobernador que nada de muertito, sin agitar las caudalosas aguas de la política nacional y local, más interesado en construir puentes con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y algunos de sus colaboradores que en conseguir que el conflicto postelectoral se resuelva a favor de la esposa de Moreno Valle.

Un gabinete legal y ampliado fracturado, con secretarios, subsecretarios y directores de OPDs que no jalan parejo, pues unos estiran la cobija para Gali, otros para Moreno Valle y su esposa, y otros más que han comenzado a transitar del galismo al grupo de Martha Erika con tal de amarrar alguna posición, alentados por Eukid Castañón, Roberto Moya y Jorge Aguilar Chedraui.

Una mayoría parlamentaria confrontada con el Ejecutivo, que no puede tener una interlocución seria con los diputados de Morena, José Juan Espinosa o Gabriel Biestro, si el coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Marcelo García Almaguer, no responde a los intereses de Gali Fayad o del secretario de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, sino a los del exgobernador Moreno Valle.

Un Poder Judicial confrontado y pasmado, con un presidente de origen galista pero acotado, y con dos grupos de magistrados que buscan moverle el tapete para desplazarlo y quedarse con su puesto. Unos que quisieran el regreso del morenovallista Roberto Flores Toledano, y otros entronizar a Jorge Cruz Bermúdez como posición de Martha Erika Alonso.

Y un estado en descomposición no sólo por la polarización de partidos, actores políticos y poderes fácticos, sino por la creciente delincuencia y los enfrentamientos entre bandas del crimen organizado por hacerse del control de plazas, ciudades y poblaciones.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Te puede interesar