21 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

El parto de los montes (II)

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / octubre . 27, 2018.

Mientras el gobierno de Peña Nieto se encontraba en su cúspide celebrando las reformas estructurales y el “Mexican moment”, que representa y es la radiografía clara, cruel y cruda, de la barbarie neoliberal, donde una nación entera, se debate en el hambre, miseria y pobreza; quien ha sido despojada de sus garantías constitucionales, más de una soberanía que nos dejan despojos: todo, por el llamado “desarrollo económico”.

Este sexenio que se va, representa a un capitalismo voraz, que, sin miramiento alguno, su gran beneficio estructural, es el personal de mezquinos intereses de una clase elitista, ya sea de gobierno corruptos, como empresariales, quienes siempre, al hacerse e imponerse a través de las leyes, violan sistemáticamente las mismas.

Son 35 años de tecnocracia, misma, que, desde el poder, han ninguneado el derecho de justicia al pueblo, quien cada sexenio exige, reclama, y grita, una democracia y justicia social. Lamentablemente, la nación es un camposanto y fosas clandestinas, donde yacen todo aquél que estima o cree, que existe una Constitución.

La crueldad con la que nos reprimen, está reflejada en cómo nos despojan de identidad grupal, de una memoria colectiva, que nos impide contar con elementos de razonamiento y reflexión suficientes, para poder elaborar un pensamiento social contestatario y organizado. Durante la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas a la presidencia de la república en 1988, el pueblo se esperanzó en lograr recupera un espacio democrático. Salinas de Gortari, y la tecnocracia, lograron no derrotar, sino más bien, robar al pueblo su derecho. De ahí en adelante, las cárceles y fosas clandestinas, dieron cuenta de ese pueblo con hambre.

Seis sexenios donde la opulencia, le restaron al pueblo el derecho a la democracia, porque el voto no sirvió para legitimarla, al contrario, para imponer su inmunidad e impunidad. En cada uno de estos sexenios, resaltan De la Madrid, Salinas, Pedro Aspe, Guillermo Ortiz, Zedillo, Fox, Calderón, Peña, Lozoya, Rosario Robles, Rafael Moreno Valle, Javier Duarte, César Duarte, y largo citar de encumbrados cleptócratas.

El saqueo brutal contra Pemex, CFE, IMSS, etcétera, las han dejado en la ruina total, sin que nadie de estos paladines de la corrupción, sea alcanzado por la justica.  La cárcel, es para el pobre, porque no tiene para pagar y demostrar que, por hambre, ha robado un pan.

Porque el ser joven en México, representa que el 44.3 por ciento vive en la pobreza, 5.8 por ciento no tiene empleo y 66.8 por ciento no va a la escuela; el 46 por ciento de los egresados gana menos de 8 mil al mes, 22 por ciento no tiene empleo. De acuerdo a la Consar: 2.5 millones de mexicanos mayores de 65 años no tienen pensión, y 44 por ciento de ellos trabaja por necesidad, es decir, las pensiones sociales en México dejan a 5.4 millones de ancianos sin un mínimo de ingreso. Mientras, los adultos mayores en México no descansan: deben trabajar para sobrevivir.

En el caso de Rosario Robles, hay Mil 469 páginas de la ASF, por posible daño al erario por 11 mil 225 millones. Es la fecha en que no se le han fincado responsabilidades. En el municipio de Puebla, se presumió que el ex presidente municipal Luis Banck, representaba legalidad y honradez, lamentablemente, la actual presidenta Claudia Rivera, en pocos días, va encontrando que Banck, también fue tentado por la corrupción, como su mentor Moreno Valle.

Si el mundo se indigna por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, en el consulado de su propio país en Turquía, por oponerse a sus gobernantes corruptos, represores, etcétera, nos indica, que al menos 268 periodistas han sido asesinados durante el cumplimiento de sus funciones en el mundo desde 2016 hasta lo que va de 2018, y la impunidad por estos crímenes sigue siendo alarmante. Con el crimen de Gabriel Soriano, corresponsal de La Jornada en Guerrero, ya son 10 los casos de homicidios de periodistas en lo que va del año, lamentó la ONU-DH. La CNDH informó que de 2000 a la fecha suman ya 140 periodistas asesinados —15 son mujeres—. Guerrero ocupa, junto con Tamaulipas, el segundo lugar a escala nacional en homicidios de comunicadores, con 16 casos, sólo superados por Veracruz, con 22 crímenes. Con Calderón y Peña, ya son 300 mil muertos y 70 mil desaparecidos. El indígena rarámuri Julián Carrillo Martínez, defensor del bosque de la comunidad Coloradas de la Virgen, municipio de Guadalupe y Calvo, Chihuahua, fue asesinado la noche del miércoles por pistoleros.

El movimiento de “Yo Soy 132, más la masacre de los 43 normalistas, dieron origen a que los jóvenes elevaran el clamor social ¿Por qué consiguieron movilizarse? El pueblo se expresó ya, con una generación indignada, dando así, una etapa de este parto. Antes de que se dé un aborto.

 

 

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar