17 junio 2019
El Popular

La causa y lo causado

Historia de una boleta

Por Miguel Barbosa Huerta. / octubre . 05, 2018.

Entre las irregularidades descubiertas en el recuento voto por voto, casilla por casilla, de la elección para gobernador del Estado de Puebla, ordenado por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), están el hallazgo de boletas sin doblar dentro de las urnas y boletas con claras diferencias de impresión, lo cual constituyen pruebas de que una gran cantidad paquetes electorales fueron manipulados y, por tanto, el resultado que pudiera derivarse del cómputo de su contenido carece de absoluta certeza.

Como el propio INE lo mencionó, las boletas electorales fueron unos de los eslabones más importantes de la elección del pasado 1 de julio, lo cual obligó a medidas de seguridad desde su producción hasta su entrega a las y los presidentes de las mesas directivas de las casillas. La historia de una boleta inicia en los Talleres Gráficos de México, donde elementos de las Fuerzas Armadas resguardaron el proceso de elaboración y de traslado. Las boletas fueron impresas en papel seguridad, contaron con fibras ópticas visibles con luz ultravioleta y el papel tuvo una marca de agua, perceptible a contraluz; sólo se imprimieron y repartieron el número de boletas exactas de acuerdo a la lista nominal, todas foliadas y con las indicaciones específicas para que las boletas de una casilla no pudieran usarse en otra o que en una casilla hubiera más votos que registros en la lista nominal.

Las medidas de seguridad fueron verificadas por el Consejo General, por medio de una muestra aleatoria en dos etapas, la primera antes de que fueran entregadas a los consejos distritales y la segunda durante la jornada electoral. Una vez que los paquetes estuvieron listos fueron trasladados a la bodega central de organización electoral, de ahí a los comités distritales y de ahí a los presidentes de las casillas. En esta historia debe recordarse un elemento sencillo, pero de gran relevancia: para introducir una boleta en la urna, necesariamente se tiene que doblar en cuatro partes, si esto no se hace, la boleta no puede introducirse. Cuando se realiza el conteo de votos, se desdoblan las boletas, pero las marcas de los dobleces permanece.

Si esto fue así, entonces la existencia, comprobada, en el conteo total de gran cantidad de boletas sin doblar, con restos del pegamento del talón al cual estaban adheridas y de boletas, que de manera notoria estaban impresas con tinta diferente, son muestras de que dichos paquetes fueron manipulados, “arreglados”. Durante el recuento total, insistimos en que la autenticidad de las boletas tenía que revisarse con luz ultravioleta, pero dicha petición fue negada, argumentado cuestiones de tiempo. ¿Con todas estas medidas de seguridad, dónde  y quienes manipularon los paquetes electorales?

Los paquetes fueron violentados y manipulados en varios momentos. En el traslado de las casillas a los consejos municipales, de los consejos municipales a los consejos distritales y después del cómputo, en la bodega en la cual los paquetes electorales estuvieron “arrumbados” por dos meses. De ahí, el retraso de horas y horas para que los paquetes llegaran a los consejos municipales, de ahí la existencia de laboratorios electorales, como el que se descubrió en el Hotel MM.

La elección para gobernador debe anularse. Los que debían resguardar los paquetes fueron los mismos que los alteraron, porque forman parte del fraude con el cual el morenovallismo pretende conservar el poder en Puebla, pero no contaban que la Sala Superior ordenaría el recuento total que ha dejado todo este fraude al descubierto.

@MBarbosaMx

Te puede interesar