16 junio 2019
El Popular

STilo, Moda y Belleza… a con

Mitos sobre cuidado y restauración capilar.

Por Samuel TORRES. / octubre . 04, 2018.

El cabello es un tejido hecho de células muertas, como ya hemos mencionado anteriormente, por lo tanto no tiene capacidad de nutrirse, y mucho menos de regenerarse. También es falso que crece más rápido con sustancias mágicas, e incluso que contenga agua.

La hebra capilar (cabello) se forma en el folículo piloso, a partir de millares de células que contienen una proteína llamada queratina. Están se mueren a diario y se “apelmazan” formando un tubo fibroso. Estas células si contienen agua, pero al desnaturalizarse la pierden y solo permanece la fibra de proteína.  No hay substancia mágica que pueda producir una alteración genética en estas células, llamadas queratinocitos que cambie su ritmo de reproducción, que por cierto es el más rápido de todas las células corporales. Una vez apelmazados los queratinocitos salen recubiertos por otros aplanados, que forman la cutícula escamosa del cabello.  Estas escamas cuando se separan provocan fricción entre uno y otro cabello, la cual es contrarrestada por los acondicionadores que descaman al cabello o lo contraen adhiriéndolas entre sí.

Al cabello no se le hidrata por absorción de agua, lo correcto es decir que se aporta humedad (humecta) a través de aceites extraídos de semillas preferentemente.

A la fibra capilar la podemos abrillantar, contrayendo su cutícula; pigmentar a través de tinturas mezcladas con peróxido de hidrogeno, o cambiar de forma estructural, con derivados del amonio o formol. No existen sustancias más efectivas que estas 2 aun para lograr modificarlo con efectividad.

De esta manera debes cuidar los procesos a los que sometes y productos que aplicas en tu cabello. Evitando pagar precios excesivos por productos “maravillosos “y “milagrosos”.

Consulta a tu especialista o escríbenos para ampliar esta información.

 

Te puede interesar