17 junio 2019
El Popular

Tómelo con calma

Garantizan recursos para protección a periodistas

Por Fernando MORA. / septiembre . 26, 2018.

El gobierno federal destinará 75 millones de pesos, para financiar el Mecanismo de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas hasta el mes de diciembre. Como he mencionado en éste espacio, estamos obligados a tener presente que la protección a periodistas no debe ser un asunto de sexenios; sino asumirse como una política de Estado, porque se trata de salvaguardar su integridad física, su vida. En mayo de 2017, después del asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, Enrique Peña Nieto se comprometió ante la Conago, la CNDH y representantes de organismos internacionales, a fortalecer el Mecanismo de Protección con recursos y una estructura adecuada, a la fecha el personal está rebasado y es insuficiente. Es necesario desarrollar una política integral, que incorpore la perspectiva de género, intercultural, y de derechos humanos, en la que el Mecanismo opere no únicamente de manera reactiva sino preventiva, para erradicar las agresiones a periodistas y defensores.

Andrés Manuel López Obrador, ha dejado ver que se trabajará en la política integral de protección y prevención, a la labor y seguridad de los periodistas y comunicadores; habrá de combatirse la impunidad de crímenes cometidos contra el gremio, se impulsarán mejores condiciones laborales y salariales en los medios, se revisará la norma de publicidad oficial (la llamada ley chayote), para que “haya piso parejo” en la asignación de la propaganda gubernamental en medios.

Tómelo con Interés. En los últimos días ha comenzado al interior del equipo de transición y en el Congreso de la Unión, la interrogante de qué deberá hacerse con los medios públicos. Si bien en la Reforma de Telecomunicaciones del 2015, se dio espacio a la creación del Sistema Público de Radiodifusión, la realidad es que en la actual administración los medios públicos fueron mal vistos, y el Gobierno se enfocó en llevarlos a la Mínima expresión. Los recortes presupuestales fueron una constante, y la digitalización solo se completó en los canales 22, Once y en el SPR; dejando como tema pendiente la Red Edusat (Televisión Educativa), así como muchas televisoras y radiodifusoras estatales.

Si bien en los últimos veinte años los medios públicos en su mayoría navegaron sin rumbo, también se cometió el error de intentar competir con la Televisión comercial, mediante producciones costosas que solo beneficiaron los bolsillos de algunos productores.

Los medios públicos deben ser concebidos como espacios de expresión, que con producciones sencillas de muy bajo costo y alta calidad, permitan a la opinión pública tener otras opciones para el debate, al análisis, y la cultura.

Ante muchas voces que se pronuncian por la desaparición de medios públicos, el Estado mexicano se encuentra en el momento preciso para consolidar a los medios como herramienta de vinculación, que permita consolidar procesos democráticos mediante la presencia de sus estaciones en redes sociales, y mediante streaming para que toda la sociedad tenga acceso a los medios del estado, e interactúe con el Gobierno y las autoridades. Deben ser apreciados como la gran oportunidad de consolidar la interacción y el intercambio de opiniones, lo que nunca permitirán los medios privados, ya que para ellos el uso de las concesiones del estado, es visto como única opción para comercializar espacios, y generar ingresos con contenidos de muy baja calidad, que han terminado por aburrir a las audiencias.

Lo anterior ha llevado en los últimos años a las televisoras privadas a una grave crisis de credibilidad, y por lo mismo Financiera, ante el crecimiento así como avance de las plataformas privadas como Netflix y Claro Video.

Tómelo con las reservas del caso. En un futuro los estadounidenses estarán felices, ya que además del uso para “recreación” y “medicinal” de la marihuana, pronto podrán disfrutar de cocas, cervezas, tequila o vodka elaborados con Canabis. Preocupa que estudios muestran que uno de cada diez consumidores de marihuana se vuelven adictos; además de los efectos a corto plazo de atención, memoria y aprendizaje, que pueden afectar las relaciones y el estado de ánimo.

Esta semana al impartir una cátedra el ex presidente Ernesto Zedillo aceptó que sobre el tema, tomó malas decisiones durante su gestión, lo que sin duda enfrentará a la administración AMLO, al reto de orientar adecuadamente sus decisiones para generar políticas públicas en la materia que en el futuro no sean vistas como errores de lo que nos podamos arrepentir todos.

@Fernando_MoraG

* Maestro en Comunicación Institucional por  la Universidad Panamericana.

* Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Te puede interesar