22 julio 2019
El Popular

Alquimia de poder

La Morena pide más

Por Ruby SORIANO. / septiembre . 17, 2018.

Una marca electoral no borra, tampoco redime, mucho menos transforma. Una marca electoral impulsa y en casos muy particulares como el de Morena provoca una avalancha de triunfos en cadena que tienen que ver con la personalidad y marca personal de Andrés Manuel López Obrador.

Después de los avasalladores triunfos que se registraron en Puebla el pasado 1 de julio, mucho obliga a reflexionar a quienes se vieron impulsados por esta catapulta que sin mucho esfuerzo los colocó en los cargos de gobernanza y ejercicio legislativo.

Señores de Morena hay que empezar a medicarse con algo de pasiflorina primero para tranquilizar los ímpetus que a muchos de ustedes los llevan a realizar acciones erráticas no sólo en detrimento de su imagen, sino arrastrando a su propio partido.

En segundo lugar, hay que tomarse unas cápsulas anti ego, estas cada seis horas para tranquilizar al duende que a veces los hace pensar que son los que moverán el mundo.

Es un hecho que Morena y sus huestes hoy tienen la sartén por el mango aunque duela y mucho a esas pequeñas y engrandecidas bancaditas del Congreso que insisten en pedir lo que nunca dieron.

Sin embargo, hay personajes muy visibles en el partido de AMLO como el hoy presidente del Congreso del Estado, José Juan Espinosa cuyo pasado reciente lo conocemos todos.

La sociedad votó por este partido alentada por la figura del líder moral del mismo, no por estos personajes con un largo peregrinar en la corrupción, militancias convenidas y negocios al mejor postor.

Morena tiene un enorme compromiso con una sociedad ávida de escuchar, observar y percibir nuevas actitudes que den muestras claras de esos cambios en los que se pretende colocar la transformación de México.

El litigio electoral que mantiene en vilo la gubernatura en Puebla representa para Morena una de las grandes oportunidades de materializar esa ruptura total de la hegemonía política que durante los últimos siete años ha manejado el Estado.

Las expectativas de la sociedad son altas.

Los partidos y sus personajes centrales suelen perderse en las guerras “intestinas” que involucran cotos de poder y se alejan del verdadero sentido y respuesta social que está esperando la ciudadanía de todos ellos.

Este “limbo” en el que se encuentra sumergida Puebla frente a la figura legítima que gobernará en los próximos seis años, representa un riesgo para quienes hoy tienen la ventaja.

En política percepción es realidad…, y los acuerdos se hacen para romperse.

Así que señores de Morena, no es Morena lo que interesa a los ciudadanos, es la limpieza de un proceso electoral donde a ustedes les dieron la batuta para liderar esta parte de inconformidad social.

Dejen de perder el tiempo con los juegos de poder, ego y traiciones.

@rubysoriano

mediatikosconsulting@gmail.com

Te puede interesar