21 mayo 2019
El Popular

MJ Arquitectura e Interiorismo

Mascotas en interiores

Por María José CARRETO. / agosto . 12, 2018.

Las mascotas se han vuelto una parte fundamental en la vida de muchas personas, los espacios públicos como restaurantes, hoteles, parques, entre otros, se han vuelto pet-friendly, es decir, que aceptan la entrada y convivencia con mascotas. Esto ha hecho que las personas quieran llevarlos consigo a todos lados y ellos son aceptados siempre y cuando estén educados y sepan comportarse con la presencia de otros humanos. Aunque las mascotas estén educadas y vivan perfectamente bien en el interior de nuestras casas, es inevitable que nuestros muebles, decoración o acabados no sufran “daños”. Hoy les quiero dar algunas recomendaciones sobre qué usar o tomar en cuenta en nuestras casas para que no sufran desgaste y podamos vivir sin preocupaciones y nuestras mascotas libres.

Lo primero que pensamos cuando nos imaginamos un perro en nuestras casas, es que va a morder y destruir todo, por lo que, les recomiendo que las texturas de las patas de las mesas, sillas o cualquier mueble, no sean plásticas, así no podrán entretenerse mordiendo algo que saben que al final destruirán. Pueden optar por muebles con patas o acabados metálicos que son más duros para ellos y no llamarán su atención. Aunque también recuerda que deben de tener juguetes para que estén concentrados en ellos y no quieran atacar tus muebles.

Otra recomendación es que uses alfombras o tapetes lisos, sin pelo largo o peluche. A los perros y gatos, que son las mascotas más comunes, les encanta sentir las texturas suaves, por lo tanto, un tapete o alfombra de peluche, será un paraíso para ellos y terminarán usándola de baño. Lo ideal es comprar tapetes lisos, de pelo corto o materiales como el bambú, en donde ellos no tengan la tentación de volverlo su guarida.

En cuanto a los textiles de los sofás y sillas, traten de elegir un tono que sea parecido al color de pelo de su mascota, así cuando mude pelo, no se notarán demasiado en los sillones y también busquen materiales que no guarden olores, como la piel. Otra buena opción, es comprar alguna funda protectora y sólo retirarla cuando tengan visitas; mantendrá sus sillones como nuevos.

En cuanto a los pisos, lo ideal es que sean cerámicos o laminados ya que, si son de duela y tienen gatos, puede que la rayen con facilidad o los perros al correr también la rayen. Existen opciones cerámicas que simulan madera y se ven muy bien. Si su caso es el de la duela, pueden cubrirla con un tapete liso.

Te puede interesar