21 mayo 2019
El Popular

La Moviola

Loveling: la épica cotidiana de una madre

Por Noé IXBALANQUÉ BAUTISTA. / agosto . 08, 2018.

Al igual que su casa, la vida de Irene se está derrumbando. Con esta suerte de metáfora como premisa el largometraje Loveling: amor de madre (Benzinho, Brasil/Uruguay/Alemania, 2018) dirigida por Gustavo Pizzi (Rio de Janeiro, 1977) plantea la vida simple pero contrastante -llena de esperanza y frustraciones, de sueños y limitaciones- de una madre de cuatro varones y esposa de un buen hombre sin futuro. Se trata de la vida simple de cualquier mujer casada y madre que a los 40 años se mira atrapada por el sistema pese a sus capacidades para crecer.

Irene (Karine Teles)es una madre brasileña que está lidiando con los cambios que la vida y el sistema le presentan. Fernando (KonstantinosSarris), su hijo mayor ha recibido la gran oportunidad de hacer una vida en Alemania debido al gran potencial mostrado en el handball. Irene ahora tiene 20 días para aceptar que su hijo se irá y no volverá. Al mismo tiempo, la casa donde lograra construir una vida familiar cálida y amorosa se está deteriorando al grado de colapsarse de un momento a otro. El esposo de Irene, Klaus (Otávio Müller) es un librero cuyo oficio agoniza en el mundo del internet donde pocos leen. Venido a menos, Klaus aún conserva un buen corazón y sueños de progreso, por eso planea grandes inversiones en bienes raíces para hacerse de la riqueza necesaria para su familia. Sonia (Adriana Esteves), la hermana de Irene ha llegado, junto con su hijo, a instalarse a la casa debido a problemas maritales que implican violencia intrafamiliar. Sus otros tres hijos, incluyendo un par de gemelos de 5 años, precisan de atención y cuidado. En este marco, Irene ha terminado sus estudios y se gradúa. Toda una épica de una mujer común.

Se trata de la complicada vida de una mujer sencilla. Su sueño es tener una casa donde quepa toda su familia y ahí dentro, con ellos, el amor y la unión. Sin embargo, nos plantea Pizzi en conjunto con la misma Karine Teles –quien es coautora del guión- las circunstancias cotidianas no necesariamente ayudan a realizar esos simples sueños de madre y esposa. En un sistema como en que vivimos, el dinero es la base para la construcción de cualquier sueño y eso es precisamente lo que hace falta en la vida de la familia de Irene. Su esposo comparte ese sueño y trabaja para llevar ese dinero, sin embargo las circunstancias no le ayudan. La crisis inmobiliaria que ha vivido Brasil en los últimos años toca la vida de esta familia frustrando a Klaus y desesperando a Irene. Irremediablemente Irene debepermitir que su hijo mayor de marche a otro país para tener una mejor vida. Su sueño se está derrumbando, y sin embargo sigue luchando por él.

Loveling: amor de madre es un reconocimiento a esa mujer invisible para la vida pública cuya fortaleza es el pilar imprescindible de toda familia y con ello, uno de los necesarios para una sociedad armónica y solidaria. Sin apologías de corte feminista, Prizzi hila una trama complicada,femenina en la otredad, con base en la cotidianidad, en esos momentos que uno a uno construyen el sentido de vida de cada persona en su relación con la familia.

Ganadora de la Biznaga de oro a la mejor película iberoamericana en el Festival de Málaga 2018 y nominada al gran premio del jurado en el Sundance Film Festival, también de este año, la cinta de Gustavo Pizzi es una microépica que destaca el valor y la fortaleza de esas mujeres que lidian día a día, en todo momento, por mantener a flote a su familia, unida pese a todo.Es la épica de la obligación hacia el otro contraída en el matrimonio por algo que con el tiempo se olvida: el amor. Es la épica cotidiana, invisible, de una gran mujer cuya dimensión vital es ser madre.

Te puede interesar