18 enero 2019
El Popular

Invitado

A un mes de la elección

Por Miguel Barbosa Huerta. / agosto . 03, 2018.

Hace un mes, Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones, y faltan cuatro más para tome posesión como nuevo Presidente de la República. Durante el mes de julio se han delineado los primeros pasos para llevar a cabo un auténtico cambio de régimen en nuestro país, que a fin de cuentas, éste fue el mandato de treinta millones de ciudadanas y ciudadanos que ejercieron su voto el pasado 1º de julio.

¿Qué ha ocurrido en este mes? El país sigue en pie, el peso registró su mejor mes frente al dólar y el Presidente electo tiene una interlocución clara y de colaboración con el sector empresarial, así como reconocimiento internacional. Hasta el momento, el Presidente electo se ha reunido en su casa de transición con los equipos de alto nivel de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y China; se han anunciado a los titulares y a los altos funcionarios de las principales secretarías y dependencias de la Administración Pública Federal; se han planteado cambios en la estructura de la Administración Pública; se propuso un plan de 50 puntos para la austeridad y el combate a la corrupción y una profunda descentralización administrativa. Mientras esto ocurre después del primer mes después de las elecciones más importantes en nuestro país, en Puebla pretende consumarse un fraude electoral escandaloso que mancha la jornada electoral del pasado domingo 1º de julio.

Existe un proceso jurisdiccional con impugnaciones en contra de resultados electorales, porque las condiciones en las que se llevaron a cabo las elecciones fueron de absoluta ilegalidad. Las razones son varias: 1) La intromisión del gobierno estatal en la elección; 2) la violencia generalizada; y 3) la manipulación de la paquetería electoral.

Esta manipulación se realizó desde los propios órganos electorales; los paquetes no llegaban a los consejos municipales y distritales, se iban a “laboratorios” electorales morenovallistas, en éstos se acomodaban los resultados de la elección de gobernador, por eso existen 500 mil votos de diferencia entre la elección de gobernador y las demás. Esta manipulación hizo que se perdiera el principio de certeza en la elección. Ni abriendo todos los paquetes electorales existiría certeza, porque ya se perdió la cadena de custodia de los paquetes, por lo cual nosotros impugnamos los resultados y solicitamos la anulación de la elección.

La impugnación es muy sólida, muy robusta, está construida con cuidado. Lo inaceptable es que apenas hasta la semana pasada la Sala del Tribunal Estatal Electoral recibió nuestra impugnación. En el Tribunal Estatal seguramente recibiré una resolución adversa, porque está compuesto por integrantes que son incondicionales del morenovallismo. Así que impugnaré esta resolución para que llegue a la Sala Superior del TEPJF, en las instancias federales es donde yo espero que se haga justicia, que se aplique la ley.

De lo que estoy hablando es que en Puebla, las irregularidades estuvieron a la vista de todos, hoy el fraude se volvió un escándalo nacional e internacional. No estoy hablando al aire, hablo con pruebas y razones; expongo hechos verdaderamente lamentables de una realidad en Puebla que cada vez es más ominosa en todos los sentidos.

Yo gané por más de 10 puntos porcentuales la elección. Así fue medido por todas las encuestadoras nacionales y locales. Gané, pero se hizo una confabulación a la vista de todos, que afortunadamente pudimos probar. Es parte de un asunto que se preparó desde el control del poder que se tiene en Puebla a favor de Martha Erika Alonso.

El Tribunal Estatal Electoral ya recibió la impugnación; para que esto ocurriera tuve que interponer lo que se llama una excitativa de justicia ante la Sala Superior del TEPJF, porque el Instituto Estatal Electoral simplemente no lo enviaba, lo tenía ahí controlado, entonces interpusimos una excitativa de justicia y finalmente se envió. Todo eso ha pasado con un conjunto de irregularidades.

He promovido ante el INE la destitución de los integrantes del Instituto Estatal Electoral y las sanciones correspondientes por todas las evidentes conductas que cometieron de violaciones a la ley, es un escándalo.

A partir de que el Tribunal Estatal Electoral recibió la impugnación, tiene 45 días para emitir una resolución. Seguramente su resolución será a favor de Martha Erika Alonso, por lo cual recurriremos al Tribunal Electoral Federal; en suma, será en el mes de octubre cuando la elección para gobernador sea anulada y el nuevo proceso electoral se realizaría en el mes de febrero o marzo del siguiente año, mismo que volveremos a ganar.

@MBarbosaMX

Te puede interesar