18 julio 2019
El Popular

La Moviola

Secretos ocultos: clichés renovadores

Por Noé IXBALANQUÉ BAUTISTA. / agosto . 01, 2018.

Con el redundante nombre en español para México de Secretos ocultos (Marrowbone, España, 2017) llega a la cartelera poblana elprimer largometraje para la pantalla grande del director español Sergio García Sánchez quien, como guionista, se ha especializado en el difícil género del thriller psicológico con tintes de horror.

Ubicada en 1969 en una pequeña población de la costa este de los Estados Unidos, una familia británica compuesta por la madre y sus cuatro hijos: dos hombres adolescentes, una joven y pequeño de seis años, trata de iniciar una nueva vida en una vieja casona perteneciente a sus antecesores. Para que los hermanos no sean separados por la repentina muerte de su madre(Nicola Harrison), ella hace prometer a su hijo mayor Jack (George MacKay) que,sin importar lo que suceda, él debe mantener unidos a los cuatro hermanos. En esa zona apartada de todo, conocen a Allie (Anya Taylor-Joy), la encargada de la biblioteca del pueblo y quien a la postre será la única persona que conozca la oscura historia detrás de la familia Marrowbone.

Si bien García Sánchez usa el cliché propio del género de horror como personajes jóvenes que se enfrentan a una fuerza desconocida y misteriosa, una vieja casa que detrás de sus paredes oculta a esa fuerza y una familia que llega a esa vieja casona para iniciar una nueva vida; el director español les recupera para plantear que el horror surge de la propia mente y no de elementos externos. Es decir, al igual que en otro director español J A Bayona (El orfanato, España, 2007)con quien García Sánchez ha colaborado, se nota la influencia de Guillermo del Toro, especialmente en el guion en cuya narrativa el entorno es decisivo, para recuperar esos clichés de los géneros fantásticos y de horror para mostrar la potencialidadde la mente humana como creadora de realidades, a veces dañinas, otras salvadoras.

Interesante es que tanto el título, la historia y el repartoseanangloparlantes, siendo una película cien por ciento española.

Una estrategia cercana a ello fue la probada con mucho éxito por el director chileno avecindado en España Alejandro Amenábar con su magnífica Los otros (España/Italia/Francia/EU, 2001). Debemos recordar que tanto el género de horror como el thriller son nativos de países nórdico europeos, especialmente de los angloparlantes. Así que, cultural y contextualmente, resulta una buena estrategia seducir al exigente público de estos géneros con realizaciones en inglés ubicadas en su propio contexto.

Resulta también interesante que, si bien aún no podemos calificar como un movimiento cinematográfico a las realizaciones españolas tanto de horror como thriller, si están perfeccionando los géneros tanto en los temas que abordan como en la técnica para ello. Géneros que habían descendido al absurdo insultante para la inteligencia a causa del cine industrial, especialmente Hollywood, que se dedicó al abordaje inmaduro de asustar por asustar sin remitir a tema alguno.

Lo único que debemos lamentar de este notable esfuerzo del cine español es la traducción “conceptual” que algún funcionario mexicano impone a la cinta en su paso por nuestro país. En este caso tal individuo debería saber que todo secreto implica lo oculto, así que el título Secretos ocultos resulta redundante.

Los clichés no son malos si hay una mente inteligente y creadora que sabe cómo interpretarlos para, entre otras cosas, dar una lección de buena narrativa con esos clichés. Bienvenida la renovación de esos géneros.

 

Te puede interesar