22 mayo 2019
El Popular

Stalingrado

Cuando la soberbia asalta a la razón

Por Rodrigo ROSALES ESCALONA. / julio . 28, 2018.

La democracia es el destino de la humanidad; la libertad su brazo indestructible

Benito Juárez

 

La emisión de las ideas por la prensa debe ser tan libre, como es libre en el hombre la facultad de pensar

B. Juárez

 

El 1 de julio las votaciones daban ventaja al candidato de Morena, Miguel Barbosa, sobre la candidata del PAN, Martha Erika Alonso, esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle. Alrededor de cuatro puntos daban la victoria a Barbosa, según las encuestas de salida. Al amanecer, sorpresivamente, la ventaja era para Martha Alonso. Los encuestadores serios no cabían de su sorpresa, estimando que se estaba presentando un caso excepcional de fraude, así como de una forma totalmente burda y grosera.

De ese día a la fecha, la batalla por definir los tantos violatorios al proceso electoral se encuentran entre el IEE, como órgano morenovallista, y la fundamentación de fraude, por parte del candidato Miguel Barbosa.

Proceso, que además de ser lo más sucio, ha levantado comentarios a nivel nacional e internacional, por cómo se recurrió a diversos métodos gansteriles, para descarrilar el sentir social, cansado y harto de una corrupción sin medida, ya sea contra tecnócratas históricos por 40 años, como también acusando al ex gobernador Rafael Moreno Valle, de lo mismo, quien pretende continuar por otro gobierno más, ahora a través o mediante su esposa Martha Erika Alonso.

La violencia con la que se actuó condujo al asesinato de tres candidatos a la amenaza y chantaje que, se acentúa más, ese 1 de julio, mediante grupos armados que robaron urnas o intimidaron a votantes. Todo está registrado, documentado y fundamentado, elementos que solamente el IEE continúa sin ver.

Pues bien, el temor a perder la gubernatura, así como baluarte que sirva para vender la idea de que, con ello, Moreno Valle, garantice un coto de poder para venderse en la puja por la dirigencia nacional del PAN, es donde cobra relevancia al hambre de poder. Nada más.

Por más que se puja para impedir que la justicia avance y logra dar respuesta a la ciudadanía, la desesperación de los emisores de la violencia, actúan con desesperación, descarrilando la lógica.

Con un aparente robo al domicilio de la vocera oficial de Barbosa, Verónica Vélez, donde para “justificar el acto”, revolotearon pertenencias, pero, eso sí, se llevaron una laptop. Lógico, porque se supone que, en dicha herramienta de trabajo, contiene información valiosa.

El grado de corrupción que impera en Puebla, que se incrementa con y durante el gobierno morenovallista a la fecha, no tiene límites. La soberbia con la que se actúa, obedece a la necesidad de mantener un poder ciego e irracional, dentro de la democracia.

Soberbia, en este tipo de gobierno y personalidad, se manifiesta por dos características: el narcisismo y una tendencia a la megalomanía. Ambas dimensiones psicológicas están muy vinculadas, y nos hablan de una necesidad por mantener una autoimagen muy idealizada que sirve para justificar creencias irracionales (es decir, que no encajan con lo que se va comprobando acerca de la realidad). Entre estas creencias está la de que se tiene el control de prácticamente todos los aspectos de la vida diaria.

El asalto a la vivienda de la también periodista Verónica Vélez es parte del acoso y amenaza contra periodistas y la libertad de expresión, por parte de grupos o personas enquistadas en el poder.

Verónica representa una parte del aumento de la represión y de crímenes cometidos contra periodistas, cuyas cifras son verdaderamente de terror: en este año 2018 se han cometido 10 homicidios de periodistas. En el actual sexenio suman 92 homicidios: 79 periodistas; 1 locutor; 4 familiares y 6 amigos de comunicadores, y 2 civiles.

En Puebla, la libertad de expresión es sometida a prueba, porque ya han sufrido “robos” varios periodistas, como Rodolfo Ruiz. La tendencia de represión no tiene límites, porque ante su frágil mentalidad narcisista, el terror, como método de influir miedo, lo tenemos desde Chalchihuapan, mediante la llamada Ley Bala, siendo que la sociedad decidió otro camino con su voto, mismo que se pretende violentar para continuar en el poder.

Las frases de Juárez, deben cobrar sentido, de lo contrario, el terror provocará reacciones sociales insospechadas.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

*Analista político y de prospectiva social

Te puede interesar