19 julio 2019
El Popular

La Moviola

Paso a paso: cuerpos para existir

Por Noé IXBALANQUÉ BAUTISTA. / julio . 04, 2018.

El espíritu humano es inquebrantable, sin embargo es la mente y su racionalidad la que puede quebrar al humano, y ellos depende de la condición del cuerpo. Tal parece ser la premisa de la cinta Paso a paso (Patients, Francia, 2016) dirigida a dueto por MehdiIdir y Grand Corps Malade, que aborda el proceso de recuperación y reconstrucción que sufre una persona cuando ha quedado discapacitado físicamente a causa de un accidente.

En el cine francés podemos encontrar diversos títulos relacionados con la discapacidad, especialmente la física, historias de parapléjicos y de tetrapléjicos, y el conflicto que implica no sólo la movilidad física, sino la aceptación para la superación de esa nueva condición en la persona. Lo que no hace intuir que existe en la nación gala una sensibilidad social en torno al tema.

Ben (Pablo Pauly) es un joven cuya profesión y vida la ha dedicado al deporte, pero un accidente lo deja tetrapléjico. Ben es llevado, después de complejas cirugías, a un centro de rehabilitación para su recuperación. Ahí conocerá a otros pacientes que están pasando por lo mismo que él, además de conocer al personal del mismo centro. Ben hace una gran amistad con Farid (SoufianeGuerrab), un joven parapléjico con el que comparte el nuevo mundo de la silla de ruedas y los pequeños grandes logros como pasar el salero durante la comida. Sin embargo, detrás de la amistad y complicidad que surge entre Farid y otros dos pacientes, además de la posibilidad de experimentar el amor con Samia (NailiaHarzoune) una paciente de recién ingreso, está la sombra de la discapacidad y el sufrimiento de saber que ninguno de ellos podrá recuperar la misma vida previa a sus respectivos accidentes.

Idir yMalade reflexionan sobre la dimensión del cuerpo como responsable esencial de la expresión de la persona para la construcción de su ser social y personal. Todo el potencial que cada ser humano posee solamente puede hacerse real en la medida que el cuerpo se convierta en el vehículo para ello. La expresión es la primera manifestación del ser subyacente en el cuerpo cuyo impulso, dice el filósofo Eduardo Nicol, se debe a la insuficiencia del mismo ser. La existencia de cada persona depende de ello y el cuerpo es clave esencial para ello. Esto, que es tan normal y cotidiano, difícilmente lo reflexionamos y valoramos hasta que ese cuerpo pasa, de ser facilitador de la expresión y movilidad, a ser una limitante e inclusive una prisión del mismo ser. Sin embargo, nos plantean Idir yMalade en esta buena cinta, la grandeza del espíritu humano, a causa de esa insuficiencia ontológica, busca a toda costa expresarse y moverse para existir. Y este es el caso de Ben.

Con un tratamiento a nivel de lo cotidiano y con un ligero tono de comedia, usando básicamente el sarcasmo, Paso a paso muestra el drama de la reconstrucción, no siempre exitosa, del ser en busca de su propio sentido para existir. Y esa reconstrucción comienza con la recuperación en alguna medida del cuerpo, y es la fisioterapia quien se encarga de ello; pero de la recuperación necesaria del ánimo de vivir para ser no se encarga la disciplina de la psicología, sino la relación de amistad, complicidad y de amor que se establece con los otros. Tal y como lo propone esta película.

Al final de cuentas, lo que somos no solamente está solamente en nuestro ser. Ahí está el ímpetu necesario para existir, pero el sentido de existencia está en los otros con los que nos relacionamos y a quienes debemos esa existencia.

Un buen filme que nos invita a reflexionar y valorar no solamente a aquéllos que se encuentran en alguna situación de discapacidad, sino la gran maravilla que es el nuestro cuerpo que nos permite crearnos con y para la existencia de otros seres humanos manifestados en otros cuerpos. Al final de cuantas somos cuerpos para existir.

Te puede interesar