21 enero 2019
El Popular

Invitado

Desarrollo económico y social

Por Miguel Barbosa Huerta. / junio . 15, 2018.

Cien días. En los primeros cien días del nuevo gobierno que encabezaré a partir del 15 de diciembre, se sentirá el cambio en todos los ámbitos del gobierno estatal. Formaré un gabinete con paridad de género, con los mejores perfiles de mujeres y de hombres honestos, profesionales, dedicados, originarios de nuestro estado, que conozcan nuestras necesidades y que compartan nuestras aspiraciones.

Las propuestas para el desarrollo de nuestro estado:

Uno. Impulsaremos el desarrollo regional, industrial y la creación de empleos bien remunerados. Apoyaremos la instalación de empresas en las ciudades medianas y pequeñas, entre ellas, y de manera destacada, el turismo; crearemos un régimen especial para el fomento y desarrollo de cooperativas, empresas sociales y familiares para detonar el crecimiento en las 19 regiones de nuestro estado.

Dos. Eliminaremos el Impuesto sobre Nómina, con dos objetivos: estimular la inversión y terminar con la fuente de recursos mediante la cual se paga la deuda oculta de nuestro estado.

Tres. Mi gobierno priorizará la contratación de bienes y servicios con empresas y proveedores poblanos, ni un peso saldrá de Puebla.

Cuatro. Impulsaremos como nunca antes la innovación, la ciencia y la tecnología. Se otorgarán apoyos a las empresas que innoven, utilicen energías no contaminantes o sean socialmente responsables. Proporcionaremos Internet gratuito en todas las regiones del estado.

Cinco. Desarrollaremos una política de estímulo a científicos y estudiantes para la creación y aplicación de nuevas tecnologías en la resolución de problemas locales, regionales y estatales.

Seis. Buscaremos fórmulas para aumentar la recaudación tributaria, y para para combatir la evasión y elusión fiscal.

Siete. Convertiremos al campo en la mejor empresa de Puebla. Sembraremos 200 mil hectáreas; se regalarán o se venderán a bajo costo fertilizantes orgánicos a integrantes de pueblos originarios, comunidades campesinas y pequeños productores. Se crearán 80 mil empleos en el campo.

Ocho. Prohibiremos los proyectos de muerte. Usaremos todos los medios legales y pacíficos a nuestro alcance para frenar la destrucción de la naturaleza, construir un marco legal capaz de detener el aniquilamiento de los bosques, los valles y las sierras o que provocan la contaminación de ríos, lagunas y mantos freáticos. Recuperaremos y sanearemos el Río Atoyac y el Lago de Valsequillo.

Nueve. Terminaremos con los moches y la corrupción que representó el morenovallismo para dar garantías a la inversión y buen uso a los recursos públicos. Puebla merece gobernantes honestos.

Pondremos planes y estrategias de atención a los jóvenes, lo que entre otras cosas, significa que ninguno de ellos se quede sin tener una opción educativa o que abandone sus estudios; que tengan oportunidades laborales, acceso a los servicios de salud, a la cultura, al deporte y al esparcimiento. No se criminalizarán las manifestaciones culturales y políticas juveniles.

Mi gobierno rechazará la mal llamada reforma educativa federal; en cambio, impulsaremos una transformación orientada a mejorar la calidad de la enseñanza y a garantizar que nadie, por falta de espacios, maestros o de recursos económicos, se quede sin estudios. Se creará la Secretaría de Cultura que será la entidad encargada de diseñar y normar las políticas, programas y acciones de investigación, formación, difusión, promoción y preservación de la cultura.

Casa Puebla se convertirá en un centro cultural de los pueblos originarios, abierto a todo el público y será un espacio para la libre expresión de las ideas y el arte de nuestro pueblo.

@MBarbosaMX

Te puede interesar