17 junio 2019
El Popular

Invitado

El emblemático Estadio Azteca para el cierre de campaña de AMLO

Por Miguel Barbosa Huerta. / junio . 08, 2018.

La semana pasada, información periodística detallaba que no le “prestarían” el Zócalo de la Ciudad de México para los cierres de campaña, ni a Andrés Manuel López Obrador, ni a ningún candidato. La razón: el gobierno de la Ciudad de México, desde enero, aún al frente de Miguel Ángel Mancera, ya lo había “destinado” para “que los capitalinos pudieran ver ahí los partidos del mundial”. Los argumentos fueron que desde enero ya estaba contemplada la instalación de pantallas gigantes en toda la extensión de la plancha del Zócalo.

Hace unos días Andrés Manuel López Obrador lo confirmó. La dirigencia de Morena, con un mes de anticipación, solicitó el Zócalo para su cierre de campaña a las autoridades del gobierno de la Ciudad de México, pero el espacio había sido negado. “Estamos insistiendo y vamos a esperar”, dijo, pero “si no cambian de parecer las autoridades, está bien, no queremos pleitos, es amor y paz, buscaremos otras opciones”.

La campaña de Andrés Manuel ha sido plenamente exitosa. Por cada obstáculo, ataque, denostación e infundio, sólo hacen que crezca en las encuestas, mientras las mentiras de sus oponentes los delatan, al tiempo de que las soluciones se le presentan de manera automática.

A medida que ha ido trascurriendo la campaña, cada vez más gente se ha ido sumando al proyecto de nación del que está al frente. Organizaciones sociales, campesinas, sindicatos y hasta empresarios están cada vez más convencidos de que la coalición que encabeza, Juntos Haremos Historia, es la única solución para alcanzar una verdadera trasformación. La aspiración del pueblo de México, cansado de décadas de corrupción, de malos gobiernos, de miseria, de exclusión social, al fin parece encontrar una nueva esperanza.

El hombre que lleva décadas luchando por cambiar el rumbo de México, por lograr una mejor nación para todos, por alcanzar mejores oportunidades de vida para los niños, los jóvenes, los excluidos, nuestra gente cada vez más pobre, los campesinos que han sido lastimosamente abandonados por los malos gobiernos; Andrés Manuel López Obrador, a quien se le ha señalado una y otra vez de no respetar la legalidad y a las instituciones, ha demostrado todo lo contrario.

Lleva décadas luchando por alcanzar ese cambio de manera legal e institucional, hoy al frente de una coalición de tres partidos políticos, Morena; PES y PT, como candidato a la Presidencia de la República.

Y a pesar de que la mafia del poder le ha puesto todos los obstáculos posibles, su triunfo como Presidente de México ya es inminente, así como la de los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia.

Cuando unas puertas se cierran se abren otras. Así como con pretextos que ni la Federación Mexicana de Futbol avaló, como impedirle que utilice la plancha del Zócalo capitalino para su cierre de campaña con el argumento de que será utilizado para ver los partidos del mundial, Andrés Manuel López Obrador anunció el pasado miércoles 6 de junio que su cierre de campaña será en el Estadio Azteca.

De esta manera, tendremos un cierre de campaña muy importante en un momento importante para la trasformación de México. En el estadio de futbol más representativo de nuestro país celebraremos el 27 de junio un cierre de campaña emblemático.

Ya falta poco, la noche del primero de julio Andrés Manuel López Obrador será Presidente electo y todos los candidatos de la Coalición Juntos Haremos Historia ganaremos en Puebla.

@MBarbosaMX

Te puede interesar