26 mayo 2019
El Popular

Acantilado

Campañas sin alma

Por Israel VELÁZQUEZ G.. / junio . 07, 2018.

En las agendas de los tres principales candidatos a la gubernatura de Puebla no hay ni una frase, ni una idea, ni un slogan inteligente que emocione, que despierte la pasión en los votantes.

Las campañas las pensaron para defenderse y atacar, y son todas tan similares que es difícil distinguir un punto que los diferencie: se agreden, se advierten, se sacan trapitos al sol y convierten al electorado en testigo de un talk show en el que no debieran caer aquellos que aspiren a generar políticas públicas para abatir la miseria eufemísticamente llamada pobreza extrema, para terminar con la inseguridad que han dejado crecer aquellos que les antecedieron.

Tan carentes de ideas están sus asesores, si es que los tienen, que lo más interesante no son las propuestas, porque no las hay, sino las encuestas. Y hasta ellas, las encuestas, aburren de tan predecibles y desprestigiadas que están… ¿cómo no sospechar de que todos los que presenten una encuesta aparezcan siempre como los ganadores?

Quizá si empezaran por ahí, por reconocer que las tendencias no los favorecen, los electores comenzarían a creer en ellos, a verlos como mínimamente honestos y, en consecuencia, les darían el voto; pero no, no hay ni una sola apuesta arriesgada. Ya lo sabemos, a nadie le gusta asumirse como perdedor.

La perspectiva de género la reducen, por ejemplo, a decir «ellas y ellos», «hombres y mujeres», «niñas y niños» y, así sean sus asesores los responsables, los candidatos son quienes reflejan limitación intelectual para entender conceptos, son ellos quienes sin pudor alguno proyectan una carencia de imaginación.

La inseguridad, el huachicol, los feminicidios son palabras empleadas sin un mínimo de empatía con las familias que han perdido a uno de sus integrantes en un asalto, a aquellas cuyos integrantes están hasta el tuétano en la ordeña de los ductos de Pemex, a aquellas que sufren porque alguna de sus mujeres han sido víctimas de algún feminicida que, además, sigue libre en el algún lugar del estado o del país.

No, no emocionan.

Y así llegarán al único debate que tendrán y en el que es casi seguro que repetirán cuántas propiedades tiene el de enfrente; como si importara qué tiene cada uno de ellos y no si son suyas porque trabajaron de sol a sol o porque se dejaron corromper.

Puebla está hecha girones. Aquí matan a los candidatos. Matan a los activistas. Matan a sus mujeres. Asaltan a sus estudiantes. Roban a los trabajadores. Extorsionan a sus conductores…, pero ninguno dice qué hará para terminar con todo eso que engloba una palabra de once letras: inseguridad.

Las opciones que tenemos para que nos gobiernen han ignorado a la comunidad universitaria. Algunos despreciaron a los empresarios, ¿por qué?, ¿por qué se sienten cómodos en la intrascendencia y las ocurrencias? ¿Con esa mojigatería piensan enfrentar al crimen organizado? ¿O una vez que ganen dirán que no es su competencia, que le toca a la Federación, que no pueden hacer nada así estén matando en su nariz a sus gobernados?

Hasta ahora no hay en Puebla una sola idea sensata, pensada con base en la realidad. Y ese vacío no es una buena noticia para nadie que aspire a tener una mejor calidad de vida, una educación óptima, un mejor salario, una mejor alimentación, una ciudad amigable.

O esa triada aún no dimensiona la magnitud de gobernar a un estado tan complejo como Puebla o están mintiendo. Porque, ¿no están subestimando a los electores, o sí?

israelvelazquez@gmail.com

@IsraelV_mx

*Director Editorial en http://www.elpopular.mx/

Te puede interesar