26 mayo 2019
El Popular

Acantilado

La confidencial visita de Eruviel Ávila a Enrique Doger

Por Israel VELÁZQUEZ G.. / junio . 06, 2018.

El vicecoordinador de la campaña presi­dencial priista, Eruviel Avila Villegas, estuvo este martes en el estado de Pue­bla para reunirse en privado con Enrique Doger Guerrero y sus más cercanos. La suya no es una visita casual si prestamos atención a uno de los párrafos del boletín que mandó el Partido Revolucionario Institucional en Puebla.

“Aquí, dijo el exgobernador del Estado de Méxi­co, hay una serie de fortalezas, hay una serie de acciones que en equipo, con nuestro partido, se vienen realizando y que se van a traducir y apre­ciar con claridad el día de la jornada electoral”, y soltó cifras: hay más de 50 mil promotores del voto y 33 mil representantes de casilla que en Puebla conforman el gran ejército de la victoria y harán la diferencia.

Si algo distingue a Eruviel Ávila es la habilidad de negociación que le permitió que el Congreso del Estado de México le aprobara 135 de 149 iniciati­vas promovidas; 80 por ciento de ellas, por unani­midad. No conoce, pues, de la oposición. No tuvo a alguien que le dijera que no. Con esas creden­ciales vino a Puebla a decir que para ganar la Pre­sidencia de la República con José Antonio Mea­de Kuribreña será fundamental que con Enrique Doger se gane la gubernatura de Puebla el próxi­mo 1 de julio.

El priismo sabe que en Puebla el morenova­llismo está herido, pero no muerto, pero si antes lo ofrecieron a Rafael Moreno Valle Rosas dejar­le ganar la gubernatura para su esposa a cambio de que operara a favor de Meade Kuribreña, aho­ ra sabe que el rival a vencer es Morena…, y sabe también que el exgobernador ya no les garanti­za el triunfo presidencial, entonces van por todo: quieren que en Puebla ganen Meade y Enrique Doger Guerrero. ¿Podrán lograrlo? ¿Se sentarán a negociar con el morenovallismo? Lo único que ahora puede pedir Rafael Moreno Valle Rosas es que no se le investigue, que se le deje tranquilo, ¿a cambio de qué? Tiene dos opciones: PRI o Morena, pero este último partido, representado por Miguel Barbosa Huerta, ha dado más visos de estar dispuesto a la confrontación que a negociar.

La tarea de Eruviel y Doger se antoja, más que complicada, titánica: de entrada, deben arrebatar­le al morenovallismo la vieja estructura del Par­tido Revolucionario Institucional en Puebla, esa que siguió a Moreno Valle al PAN y cuyas cabezas visibles son el apellido Morales, la que los man­tuvo durante décadas en la hegemonía política, esa otra que fue satanizada por seguir fielmente al defenestrado Mario Marín Torres y encontró hospedaje en Morena, partido convertido ahora en el favorito de miles de poblanos.

¿Por qué sigue el PRI apostando a ganar la presi­dencia?, ¿qué extraño algoritmo Made in Edomex los hace seguir creyendo en que pueden derrotar a Andrés Manuel López Obrador en el ámbito nacio­nal y en el local a Martha Erika Alonso Hiddalgo?

 Al margen

A Liliana Anaya Vergara, delegada municipal de Morena en Chiautla de Tapia, le ha dado por apo­yar a todos menos a sus correligionarios. El 4 de junio se sumó al proyecto de Javier Torres Barre­ra, candidato de Compromiso por Puebla a la alcal­día de ese municipio. Un día después, o sea, ayer 5 de junio, le dio su apoyo a la campaña de Gerar­do Islas Maldonado, candidato a diputado local por el Distrito 22…

 

israelvelazquez@gmail.com @IsraelV_mx

*Director Editorial de http://www.elpopular.mx/

Te puede interesar